Se declara: Ausente
Malú Kikuchi
Periodista. Conductora de "Cuento Chino" y "La Dama y el Bárbaro", radio El Mundo. Premio a la Libertad 2013, Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


Lo decía  hablando de sí mismo: “La historia de mi vida bien podría titularse, “Vida de un ausente que nunca salió de su país”. Y sin lugar a dudas es una perfecta definición de lo que fue la vida del más grande pensador que tuvo la Argentina, me refiero a Juan Bautista Alberdi.

Repasando su vida, estuvo más años fuera del país que dentro, pero siempre preocupado, ocupado y sirviéndolo. Dependía del tiempo histórico que le tocara vivir. Nunca alejó su pensamiento de Argentina, aunque viviera en Montevideo, Valparaíso, Washington, Londres, Madrid o París.

Y no importa tanto la biografía de Alberdi, lo que realmente importa es lo que pensaba, lo que pretendía para Argentina, lo que soñaba, sin ser utópico ni iluso, para el país que él amaba, y que no lo amó.

Me retracto, se constituyó en nación a través de una extraordinaria Constitución que se basó, valga la redundancia, en sus “Bases y puntos de partida para la organización política de la república Argentina” (1/5/1852, Valparaíso). Urquiza lo valoró, hasta renunció a poner un artículo sobre la reelección siguiendo el sabio consejo de Alberdi. Mitre no lo valoró.

Pero hoy, siglo XXI, sigue la misma CN que se proclamara en 1853, con las reformas de 1860, 1866, 1898, 1957 y 1994 (se cumplieron 20 años de esta Deforma), ya que básicamente los primeros 35 artículos que son el alma de la CN,  no  han cambiado. El resto son disposiciones administrativas. Exceptuando la aberración del artículo 14 bis, que contradice al 14 (1957).

Vuelvo al “pero hoy”, si paramos a cualquier persona relativamente joven en la calle y le preguntamos quien fue Alberdi, la mayoría no tendrá la menor idea. Los estudiantes secundarios preguntarán sobre qué nueva marca de hamburgueses  están hablando. Y si a San Martín  se lo llama el padre de la patria por sus dotes militares, Alberdi debería serlo por su visión de país. Pero Alberdi está prácticamente ausente de la historia.

Biografía brevísima. Nació en Tucumán el 29/8/1810, su madre muere enseguida,  su padre muere cuando él tiene 10 años. Queda al cuidado de su hermano. Estudia la primaria en Tucumán en una escuela fundada por Belgrano. Con una beca viene a Buenos Aires en 1824 y entra al Colegio de Ciencias Morales, lo encuentra sombría y rígido, no le gusta.

Lo abandona y trabaja de tendero en una tienda frente al colegio. Vuelve al colegio. Termina. Empieza abogacía y se recibe en Montevideo. Compone minués y escribe dos libritos sobre música, dedicados a facilitar su aprendizaje. Funda el periódico La Moda. Se reúne en la librería de Marcos Sastre con Echeverría, Vicente Fidel López, Cané…

Tiempo de Rosas. Se exilia en Montevideo, luego en Valparaíso, Chile. Ejerce la abogacía. Es un “brillante abogado”, en serio. Pero lo es en Chile, razón por la cual es curioso que el día de su nacimiento y en su honor, sea declarado el día del abogado en Argentina, donde nunca ejerció.

Polemiza con Sarmiento a través de las llamadas “Cartas Quillotanas” en un esclarecedor debate sobre la constitución del estado argentino. El nombre viene de Quillota, región de Valparaíso, desde donde escribía Alberdi. Vale la pena leerlas. Dos gigantes del pensamiento, pensando una nación.

Y pensar, escribir sus pensamientos, es lo que hace mejor Alberdi, siempre basándose en la libertad, el estado de derecho (“El derecho es el principio y el término de todo poder en la tierra. Fuera de ese límite todo poder es ilegítimo y tiránico”.), la educación, el comercio (“Así como nuestros estados fueron militares para liberarse de España, hoy deben ser comerciantes para liberarse de la pobreza”.) Pasar de la sociedad militar a la sociedad comercial, el gran salto civilizatorio.

Urquiza lo nombra representante de la Confederación Argentina ante los países europeos. En Washington conoce al presidente Pierce, en Londres a la reina Victoria y en Madrid en 1858   consigue que Isabel II reconozca a la Confederación. Vive en París en tiempos de Napoleón III. Sigue escribiendo, sigue pensando en el país lejano y amado. Quizás la lejanía la da una mejor perspectiva. Sucede Pavón, Urquiza es reemplazado por Mitre.

El Estado le debía 2 años de sueldos. Mitre lo destituye de su cargo, pero se niega a pagarle los sueldos adeudados y el pasaje de vuelta a Buenos Aires. Sobrevive del alquiler de una propiedad que tiene en Chile. Se opone a la guerra de “La triple Infamia”, como la llama, aduciendo que “la guerra es la pérdida temporal del juicio”.

Con Roca vuelve a casa como candidato a diputado, ejerce poco tiempo, no le gusta y se vuelve a París. Va a morir solo, abandonado, pobrísimo, en un hospicio de Neully. Hoy sería diagnosticado como demencia senil o Altzheimer. Así murió el cerebro lúcido y claro que permitió que los argentinos intentaran convivir a través del contrato social que es la CN.  Una extraordinaria Constitución, que no es una estación de trenes. Es un sistema de vida que el país desgraciadamente no practica.

“¿El país está preparado para la república? No, pero no hay otro camino que elegir un gobierno democrático y después elevar el nivel del pueblo al sistema adoptado. ¿Cómo? Mediante la educación”. Esta idea de Alberdi, es la base del porqué el Estado decide olvidarlo. El populismo necesita gente pobre  y peor educada. Así se asegura el voto cautivo.

“La civilización política de un país está representada por la seguridad de que disfrutan sus habitantes y la barbarie consiste en la inseguridad, o lo que es igual, en la ausencia de la libertad de ser desagradable al que gobierna, sin riesgo de perder por eso su vida, su honor o sus bienes como culpable de traición al país”.

Esto explica por qué el gobierno desconoce a Alberdi, intenta borrarlo de la historia, pretende que se lo ignore. Pero Juan Bautista Alberdi, diplomático, abogado, pensador genial, sigue estando. Seguirá estando mientras un argentino esté dispuesto a creer en la libertad, la ley y la educación.

*Leer “Sistema económico y rentístico de la Confederación Argentina.”
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: