Muchos Gandhi y ningun Gaulle
Diana Ferraro
Escritora


Los argentinos de a pie están considerablemente hartos de las condiciones en que se encuentra el país, en especial de la paralización total de la economía, de la inseguridad y de la afrenta que supone tener gobernantes corruptos procesados o en vías de serlo y, además, totalmente ineficaces para resolver la crisis. La dirigencia opositora, mientras esas condiciones se deterioran aceleradamente, ensaya estrategias para llegar a un hoy muy lejano futuro electoral donde sus mejores intereses electorales sean preservados. Llama la atención, sin embargo, el enorme miedo al actual gobierno.

No se trata ya del coro de diputados y senadores peronistas que siguen sonriendo y aplaudiendo traicionando al pueblo al que representan votando cualquier cosa, ni de los atolondrados empresarios y sindicalistas pendientes de traficar favores con el mismo Ministerio de Economía que trabaja para su eliminación, ni del perseguido periodismo que no quiere ser acusado de llamar a un golpe institucional. Se trata de algo mucho más profundo: el miedo a ese poder de represión por la fuerza que está en manos del Estado y que un gobierno como el actual no vacilaría en utilizar, de serle funcional a sus objetivos de resistir y permanecer, e incluso de no utilizar, con los mismos fines, como se vio en el reciente episodio de Lugano, donde la Policía Metropolitana fue primero provocada y luego abandonada a sí misma. El miedo más sutil, aún no totalmente expresado, quizá por miedo de que las palabras creen una nueva realidad, a grupos civiles armados afines al gobierno que puedan ser utilizados para los mismos fines de provocación, resistencia y permanencia en el poder más allá de cualquier calendario electoral.

Bajo la sombrilla de este miedo, son muchos los Gandhi que llaman a la resistencia pasiva, a la calma y a la espera. Entre otros se cuentan Lilita Carrió, explícitamente y como buena radical institucionalista, Daniel Scioli que no quiere que nadie acelere un tiempo que él sueña con manejar, y Mauricio Macri, que también precisa tiempo para construir un espacio nacional. Muchos Gandhi y ningún de Gaulle que advierta la necesidad de una resistencia activa, si el tema es que el Estado está ocupado por enemigos de la Nación y del pueblo, y que clarifique los límites y alcances de esa posible resistencia. ¿Estamos ocupados por un Imperio militarmente poderoso que somete a nuestro pueblo o más bien por compatriotas que adhieren a ideologías y métodos que disgustan a la gran mayoría de los argentinos, no sólo por principios lamentablemente siempre negociables, sino porque se ven arrastrados a la destrucción y a la ruina, como fue el caso del gobierno local de la ocupación nazi en Francia?

No vivimos en un mundo donde se pueda citar a Gandhi impunemente, un mundo en el cual asistimos al alzamiento de Rusia frente al orden mundial establecido post-caída del Muro de Berlín y a la lucha descarnada de los nuevos ejércitos islámicos a la conquista de un territorio propio. Los Estados Unidos tienen también su propio aspirante a Gandhi, un presidente que confunde la paz con el laissez-faire para sólo actuar como corresponde siempre tarde, en un destiempo que le está costando al mundo la actual confusión global. Si el líder del mundo libre se confunde, ¿quién, si no los enemigos de ese mundo libre, prosperará? El mundo precisa también su propio de Gaulle que señale el camino, en una hora en que los Gandhi sólo estorban. Mientras tanto, el actual gobierno argentino sonríe a Putin y a su Rusia con grandes ambiciones y le promete alimentos allí donde Europa se los niegue. También están los guiños a Irán, con la complicidad de Venezuela, cuyo jefe militar nos visita en estos días.

En el pasado, conocimos la crisis del gobierno de Alfonsín con su hiperinflación, y la crisis se terminó de un modo pacífico, con un consensuado adelanto de las elecciones y el resultado de una década de progresos, tanto en la economía como en la inserción internacional. Un modelo pacífico a gusto de los Gandhi y muy posible de imitar hoy, pero que requiere simultáneamente la energía y visión de un de Gaulle que lo propusiera y liderara. También conocimos las crisis del 2001, con un golpe institucional que ofrecería otro posible modelo de procedimiento, sólo que esta vez con la autoridad moral de la cual careció el otro, ya que se trata hoy de devolver la institucionalidad al país hoy gobernado por procesados o cómplices y no de quebrar la institucionalidad de la moneda y los contratos, como sucedió en el fin de año del default y la pesificación.

Imaginamos que de Gaulle también tendría miedo a la hora de entregarse a su destino, pero, por suerte para Francia, tuvo también claridad acerca de cuando uno puede echarse a dormir la siesta esperando pacíficamente un futuro mejor, y cuando, por no ejercer una resistencia nominal y activa, liderando un vasto movimiento de opinión y acción, se corre el riesgo de perder ese futuro a manos de los enemigos que se temió enfrentar.

Por supuesto, este largo comentario sobre el miedo podría haber usado los más civilizados términos de adversarios políticos y de contiendas electorales para referirse a la situación actual. Pero para ello, no tendríamos que percibir la idea de Gandhi y la resistencia pacífica tan instalada en la boca y actitud de muchos dirigentes, ni estar, como estamos, en efecto, sometidos a una autoritaria fuerza estatal que hace y deshace sin que nadie la frene. El mismo inconsciente colectivo que hoy hace evocar a los Gandhi, debería producir también su de Gaulle, para bien de la Argentina.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: