El derecho es lo que nos place
Enrique G. Avogadro
Abogado.


La frase del Mariscal del Aire de Hitler -a quien también se le atribuye otra de antología: "Cuando oigo hablar de cultura, llevo la mano a mi revólver"- se ajusta a la medida de los jerarcas del kirchnerismo, incluyendo desde luego a la presidenta. Por eso tuvo la tentación de cambiar los códigos penal y civil. En su elementalidad, la jefa de Estado no puede concebir que hayan existido gobiernos que hubieran hecho algo bueno antes de su aparición. Para ella, la historia argentina comienza en el siglo XXI. Antes de los Kirchner sólo hubo anécdotas, genocidio o entreguismo.
 
Si alguien le recuerda que existieron grandes y honestos argentinos, sólo consigue irritarla y volverla más agresiva todavía, como una niña explosiva. Y esa agresividad se ha ido tornando aún más virulenta, a medida que su régimen ingresa y se adentra en lo que en ciencia llaman un estado crítico (en este caso, con probabilidad de extinción). Es que Cristina F. de Kirchner no soporta el ocaso, ese estadio que la naturaleza produce implacablemente, y al que ella se resiste mediante el escapismo, la excusa, la culpa ajena y, de vez en cuando, agitando la teoría conspirativa. Ni la inseguridad, ni la inflación, ni la corrupción están incorporadas a su cháchara.
 
Los diccionarios definen conspirar como "unirse en secreto acuerdo, con el fin de efectuar un acto ilícito o impropio, o bien, de usar tal medio para llevar a cabo un fin ilícito". Por eso, quienes como ella, se aferran comúnmente a las teorías conspirativas, suelen apelar a frases tales como: "las apariencias engañan"; "las conspiraciones conducen la historia"; "nada es al azar"; "el enemigo siempre gana"; "el poder, la fama, el dinero y el sexo dan cuenta de todo". Pero esta "chifladura conspirativa" de la presidenta, es una patología que también se va internalizando en toda la sociedad, tanto opositora como oficialista, y entonces la ansiedad y la incertidumbre van apoderándose de la mayor parte de la población. Y como esta zozobra se potencia aún más con la inseguridad y la inflación que sufrimos, el futuro se nos aparece como una amenaza antes que como una esperanza.
 
Dentro de este panorama, "la doctora" sólo parece pensar en cómo leerá la historia a su década y, en ese sentido, todos sus actos, discursos y actuaciones tienden a alimentar documentalmente a los historiadores del futuro de manera que el gobierno quede siempre envuelto en un manto épico, igual o superador del que envuelve a nuestros próceres más respetados. Sin embargo, ella olvida que -aunque la historia la analizan y la escriben los humanos-, suele comportarse con la misma frialdad y con el mismo realismo que inexorablemente nos proporciona la naturaleza.
 
Miles de personajes soñaron y buscaron diseñar su propio destino histórico, tuvieran o no méritos para buscar insertarse épicamente, pero, a la mayor parte de ellos, la historia les jugó una mala pasada y fueron o son ignorados, salvo por los especialistas. En ese sentido, el kirchnerismo -el que según Jorge Asís ya había comenzado su proceso de "descascaramiento"- ha ingresado en la etapa histórica del desmoronamiento y del despedazamiento, que es previa a la estación póstuma: la de descomposición y disolución.
 
Los Kirchner y los "fondos buitres"
 
Cuenta la leyenda, que los 500 millones de dólares que recibió Néstor Kirchner por la privatización de YPF, los invirtió en bonos rusos que después entraron en default. Es decir, la apuesta le habría salido mal, y por eso no se puede brindar al público una información que mostraría al "Eternauta", cometiendo errores de un modesto inversor amateur. Haya sido o no así, esas inversiones las hizo por medio de bancos, los que a su vez colocan los fondos en los llamados hedge funds. Algunas de estas instituciones invierten una mínima parte de sus fondos -tipo un lance- en bonos defaulteados pero, de ninguna manera, el grueso del capital de 23.500 millones de dólares del fondo de Thomas Elliot está aplicado a bonos fallidos, como los argentinos. Por el contrario, están invertidos con destreza y astucia.
 
Pero lo que sí ha demostrado el fallo del Juez Griesa es que el modelo de gobierno santacruceño -importado luego a Buenos Aires y aplicado, tanto a amigos y enemigos- mezcla de aprietes, patentes de corso y venganzas para los que no siguen las instrucciones, no es replicable a gran escala. No nos da el Pinet como país, ni mucho menos le da el Pinet a este grupo de gobernantes improvisados y con un management de cabotaje, como para presionar a grandes empresas y a grandes empresarios, y luego inducirlos a negociados cómplices, para finalmente extorsionarlos o aplicarles el escarmiento. Tarde, así parecen haberlo comprendido, los empresarios reunidos días pasados en el Coloquio de IDEA.
 
Nuestro diagnóstico es que Elliot dio en el clavo, por lo que es bastante aunque no absolutamente probable que habrá un arreglo con los buitres muy pronto, tal vez, no más allá de los primeros días de enero de 2015 (salvo que los "buitres" piensen que podrían obtener una tajada mayor con otro gobierno). Elliot, entonces no tendrá necesidad de revelar los números de cuentas, ni los nombres de quienes hicieron giros a Liechtenstein, Zürich o Seychelles, ni mucho menos, habrá de perseguir judicialmente a los carteros y transeúntes de la "ruta del dinero K" (CFK, Hijos & Asociados). Con una condición: siempre y cuando se arregle rápido y como dicen en los locales nocturnos de New York, "with complete satisfaction". El objetivo de Elliot es cobrar, no obtener un triunfo moral, ni liderar una cruzada tipo mani pulite. Por eso, no creemos que tenga que usar su "bala de plata", al menos por ahora. Sin embargo, la astucia investigativa de Elliot puede ser imitada por otros acreedores, pues parece que esta gente que nos gobierna ha dejado un sinnúmero de huellas digitales.
 
El estilo consejero y de "buen marido" practicado por El (no nos referimos al Estado Islámico, sino al extinto Néstor Kirchner), con el remanido cuento de "no le lleven problemas a Cristina", se ha transformado en una vulgar corriente nacional masiva dentro de las filas gobernantes, y así cualquier funcionario parlanchín -como Capitanich, Kunkel o Aníbal Fernández- se esmera en esconder la mugre, los errores y las trampas debajo de la alfombra, para que no se noten, y para que "la doctora" no se irrite (se trate temas significativos, como el valor real de la inflación; el negociado financiero de Kicillof, el puro; el de los giros "físicos" de Báez; o el de los datos ocultos del contrato con Chevron). Aunque, repetimos, Elliot parece haber tocado el punto G de la codicia del matrimonio patagónico. Y si eso es así, la presidenta no tiene escape, salvo pagar mucho.
 
Para colmo, el viento de afuera no ayuda al gobierno
 
Ni Carlos Marx soñó con una conjunción simbiótica entre capitalismo y marxismo, como la que se ha dado en las últimas dos décadas. Que China, EE.UU. y Alemania produzcan la mitad de lo que se genera en el planeta, supera la imaginación de cualquier estudioso del tema, que hubiera hecho un análisis 30 años atrás. Tampoco pudieron imaginar este resultado psicodélico ni Gramsci, ni otros socialistas y "progresistas", hoy carentes de teta intelectual. Actualmente, el capitalismo impregna casi toda la economía del planeta, gobiernen Obama, Merkel, Maduro o Evo Morales. Causan risas penosas los discursos de teóricos marxistas -de afuera y de aquí- utilizando argumentos de la economía liberal; o haciendo la "vista gorda" sobre el narcotráfico que solventa a sus gobiernos o a sus guerrillas; o, como en China, intentando ingresar como "economía de mercado" en la OCDE.
 
Lo que ha comprendido la mayor parte de la dirigencia mundial es que cuando se liberan las fuerzas del mercado -ese espacio en el que se suman millones de decisiones de particulares, buscando proteger y acrecentar sus pequeñas economías-, el desarrollo se potencia geométricamente. Y lo hace a pesar de los autoritarismos o de las intervenciones económicas gubernamentales, como ocurre en China. Al revés de lo que sucedió cuando gobernaba Mao Tsé Tung (ahora llamado Mao Zedong), el autocrático régimen chino permitió que se libere la economía privada y se forme una ola arrolladora de tejido económico próspero, que ha provocado un incremento de la riqueza de tal tamaño que resulta casi inconmensurable y provoca asombro en todos, descolocando a todo el arco de izquierda ideológica. La forma en que se "derrame" o se distribuya esa riqueza entre la población podrá discutirse, pero lo que no puede negarse es que el sistema acumulativo que propone el capitalismo o la economía de mercado, resulta ser el mejor y el más eficaz, por varios cuerpos. Aunque la evidencia les duela, les avergüence y los desarme a personajes como Ricardo Foster, Horacio González y otros "carteros abiertos". 
 
Claro que ahora, está llegando el viento de frente. La soja ha caído 30% desde octubre del año anterior y 37% desde mayo último. El petróleo -que importamos- ha bajado también: una de cal y una de arena. O sea, una mala y una buena, y otra muy mala: Arabia Saudita -objetada por otros productores de petróleo que tienen menor peso en las decisiones de la OPEP- pretende y puede reducir el precio del barril en un 20% y 25%, de manera de sacar de precio de mercado a la extracción del shale-oil, vía fracking. Con un barril de u$s 80, los costos de este sistema shale se tornan no rentables económicamente y por lo tanto, se reduce la importancia presente de "Vaca muerta", al menos por unos años.
 
La doctora Kirchner tiene un pensamiento propio de una provincia minera, cree poco en la industria y desprecia la actividad agropecuaria, pues considera a ambas actividades como "burguesas". Sólo tiene fe en las producciones extractivas, en la obra pública y en el empleo público. Por eso, ante la baja del precio internacional del petróleo, redujo las retenciones. Pero en venganza, las mantuvo para los productos agrícolas pese a que estos sufrieron mayores caídas de precios que los hidrocarburos. Todos subsidiamos a Santa Cruz, tal como antes lo hacíamos a La Rioja. Así es esta Argentina monárquica y medieval. Así votamos y así nos va.
 
Ahora parece que Vaca Muerta no los salva, ni nos salva
 
Pero, claro, cal y arena no son lo mismo. Nosotros utilizamos petróleo importado pero somos exportadores de toda la producción de soja (que no consumimos, salvo para fabricar aceite que también exportamos). La recesión internacional está bajando y bajará el consumo de petróleo y de soja y, por lo tanto, sus precios. Nuestra industria, nuestra iluminación y nuestra confortabilidad térmica, nos impiden reducir significativamente las cantidades de petróleo y gas importados. En cambio, las cantidades exportadas de soja se reducirán significativamente, o bajará el precio aún más de lo que se ha reducido.
 
Un barril a 70 u 80 u$s el barril descolocará económicamente a Rusia, a Venezuela, a Irán, a Ecuador y, en menor medida, a Bolivia. Precisamente nuestros aliados ideológicos. Las economías importadoras de petróleo y de gas se verán beneficiadas (Europa, Chile, Uruguay entre otros), aunque muchos otros países que son productores marginales de hidrocarburos disminuirán su rentabilidad. En pocas palabras, habrá transferencia de ingresos de éstos últimos hacia aquéllos, precisamente, los que no son nuestros mejores aliados.
 
En esta Argentina donde parece que todos, sin excepción, "encanutamos" bienes para protegernos parcialmente de una desastrosa política económica -de "tubo de ensayo, manejado por un alumno secundario de físico-química"-, los únicos factores que seguramente no están encanutados son la ira, el resentimiento, la megalomanía y el desequilibrio emocional de la presidenta. Y algo moralmente mayor, la ingratitud. Lo podría llegar a constatar próximamente el Papa Francisco, de ser cierta la versión de que ella le otorgó luz verde al proyecto de aborto que está en el Congreso. Pero los que sí ya lo constataron son sus ex-amigos: los Eskenazi, Ulloa, Jaime, Scioli o Duhalde.
 
El daño económico que ha producido el kirchnerismo no será menor que el que habrá ocasionado en materia de educación, salud y derecho, pero sí será el que afectará más directa y ruinosamente a la mayoría de la población en el corto plazo. Llevará como mínimo entre 2 ó 3 años de sostenidas políticas pro mercado, para revertir tanto perjuicio y desconfianza. Nuestra esperanza es que, de aquí en adelante, no logren destruir más de lo que ya han destruido, y que no alcancen a traducir en leyes esa frase siniestra que dice: "El derecho es lo que nos place"?.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: