El modelo y el relato, en terapia
Hugo Grimaldi


Cristina, modelo y relato: con dos de estos tres pilares en terapia, Boudou y Kicillof debilitan aun más al gobierno
 
A un año del recambio institucional, el Gobierno mantiene aún con cierta firmeza sólo una pata del trípode crucial de la estructura que supo crear: un modelo para cambiar el fondo institucional de la Argentina, un relato para convencer y una Presidenta para ejecutar.
 
Está muy claro además que, aún en la notoria soledad que eligió para gobernar, pese a todo su desgaste político y sin tener demasiadas precisiones sobre si su salud la acompaña, es Cristina Fernández hoy quien, de los tres pilares, la que mejor se sustenta, ya que mantiene un caudal de apoyo muy alto para estas épocas de un mandato presidencial.
 
¿Cómo puede ser que alguien que lleva siete años de gobierno y carga con cuatro y medio anteriores del mismo signo que pilotó su propio marido pueda quedar aún bien parada, cuando dos de los tres fundamentos de su esqueleto político se derrumban?  Para algunos analistas es porque la ha ayudado bastante el “efecto Francisco” e interpretan que, por hartazgo, buena parte de la sociedad, la más moderada, tiene paciencia gandhiana y espera cruzada de brazos a que su período termine “en paz”.
 
En uno de los extremos, para el kirchnerismo más fanático, esa misma fortaleza de imagen que muestran las encuestas es la que la habilita para ser la garantía de la continuidad y es la que estaría impulsando a todo el arco opositor (y allí meten a los partidos, a los jueces, sindicalistas y empresarios, a los medios, etc.) a socavar su prestigio. Y también están los ultra anti-K que construyen desde el otro lado poco y nada y ya no le perdonan ni una sola al Gobierno.
 
Por lo que se observa, y es parte del mérito, por un lado o por el otro, la política sigue girando alrededor de la Presidenta y de su agenda cada vez más autoreferencial y sectaria, pero apoyada en la mayoría legislativa que aprueba todo lo que le ponen por delante. Igualmente, queda todo un año por delante para ver cómo ella procesa el estrés, que es mucho, por diversos motivos, familiares, políticos y económicos.
 
De las otras dos columnas, la primera que se desgajó fue la del “modelo”, planeado desde lo político en la búsqueda de la hegemonía institucional propia del populismo, en el garantismo judicial, en ganar la calle y copar el Estado, con una amalgama económica basada en la industria nacional, la sustitución de importaciones, el vivir con lo nuestro, la distribución de subsidios para impulsar la inclusión social y el apuntalamiento de la ciencia y la tecnología.
 
Salvo en este último ítem, y sólo desde la lógica de los resultados, a esta altura se hace muy difícil por los kirchneristas de a pie bancar la pobreza, la inflación, la droga y la inseguridad, sobre todo, sin contar los desaguisados energéticos, agropecuarios y educativos del período.
 
En verdad, aquello que le dejó Néstor Kirchner a la Presidenta (superávits fiscal y comercial y el llamado “desendeudamiento”) ya no existe más, debido esencialmente a sus propios problemas de timing, cuando ordenó el “vamos por todo” en lo político sin cuidar los fundamentos económicos, pero también por su flagrantes errores en cuanto a la elección de algunas personas que actualmente la acompañan.
 
Encandilada en ambos casos, Cristina se compró un grave problema institucional con la oportunidad que le dio a Amado Boudou, ya que el vice llegó al Gobierno no sólo con su guitarra y su sonrisa seductora, sino que aterrizó con las mañas de su pasado a cuestas, quizás exacerbado su accionar por lo que creyó eran las luces de la impunidad.
 
También le pasó algo similar con el cheque en blanco que le extendió al ministro de Economía, Axel Kicillof. De esa forma, la Presidenta adquirió otro obstáculo de carácter técnico que la llevó a esta crisis, ya que puso a un economista preparado académicamente para manejar un Airbus a pilotar un Jumbo. “Le queda grande el cargo”, acaba de decir el titular de la UIA, Héctor Méndez.
 
Ante ambos personajes, hay que apuntar que quienes más reparos tienen frente a tantos desaguisados son los propios precandidatos del kirchnerismo, Daniel Scioli en primer lugar, ya que calculan que serán dos lastres difíciles de llevar a la cola si se lanzan de lleno a la campaña electoral. Ni que decir de algunos gobernadores peronistas que, por ahora, están como en los viejos cines cuando se cortaba la proyección: zapatean despacito debajo del asiento.
 
Un tercer elemento que, sumado a su crecimiento patrimonial, terminó de desestabilizar emocionalmente a la Presidenta, fue comprobar que las empresas familiares hacen agua por los cuatro costados y que los socios o amigos o eventuales testaferros de su marido hicieron todo mal aquí y en el exterior y que ahora, los coletazos involucran hasta a su propio hijo.
 
Pero, hay más para apuntar sobre la degradación kirchnerista porque, a juzgar por algunos sucesos verificados durante la última semana, no sólo sucumbió la columna intelectual del “modelo”, sino que quedó en claro cómo los argumentos para apuntalar tamaño edificio se debilitan cada vez más.
 
Con el síndrome del pastorcito mentiroso a cuestas, es bien notorio que ya hace unos meses el “relato” kirchnerista, el segundo punto fuerte de estos años, se ha vuelto repetitivo y que está al punto del hervor. La señal más clara es que como nunca antes los dichos K se basan en la subestimación. Una cosa es la militancia -y esto vale también para la prensa más cercana al Gobierno- y otra menospreciar la inteligencia de los demás.
 
La deuda no canjeada, bancar el caso judicial de cuño doméstico del vicepresidente (surgen 10 anomalías graves en la transferencia de un automóvil que no quiso reconocer como bien ganancial en un divorcio) que muchas mujeres dicen que lo pinta de cuerpo entero, la defensa del “curro” de los derechos humanos, el apuro por sacar leyes antes de fin de año y meter camporistas en el Estado, la guerra abierta contra los jueces federales por los temas de corrupción o las diatribas contra el “Índice Congreso” y el sindicalismo opositor por la inflación son frentes a los que, por desesperación o por ineptitud, nunca se les encuentra la vuelta en las explicaciones.
 
Para rebatir todas esas críticas, en estos días se le han opuesto como nunca antes justificaciones (echarle la culpa a los demás es un clásico), deslices sospechosos, desviación de los temas, exageraciones y frases hechas. Nunca un argumento para refutar, casi siempre una chicana.
 
Es más que evidente también que esto tampoco le da ya rédito al Gobierno, porque queda a la vista que a la comunicación oficial le entran las balas por los cuatro costados, tanto cuando le hacen mostrar en público a la Presidenta cifras no homogéneas, como cuando el ministro Kicillof quiere transformar los defectos en virtudes.
 
Ni que decir cuando, para justificar lo justificable, pero también lo injustificable, Jorge Capitanich utiliza todos los días el mismo sonsonete referido a la responsabilidad que tienen en todos los males que aquejan al Gobierno “los intereses económicos y mediáticos concentrados”. A los periodistas que cubren sus conferencias, aún a los amigos, parece que les cuesta cada vez más contener la risa.
 
No obstante, está casi cantado que en la próxima ocasión en que el jefe de Gabinete enfrente a la prensa (todo un mérito que él mismo se encargó de dinamitar con sus alambiques verbales y recurrentes tics) va a explicar que el papelón que protagonizó el viernes último Kicillof con el canje de la deuda es culpa de los titulares de los diarios, porque seguramente dirá que han tenido la mala fe de instalar “una agenda comunicacional” que afirma que el ministro fracasó en su intento de tomar deuda, para mostrarle a los fondos-buitre capacidad de endeudamiento.
 
A la hora de sentarse frente a los periodistas y de advertirles de antemano que no habrá preguntas, lo del ministro de Economía fue el viernes de una gran pobreza para justificar por qué mantuvo la salida al mercado con una operación de rescate, canje y colocación de nueva deuda del orden de los 10 mil millones de dólares, justo cuando, como él mismo dijo, “ha habido esta semana movimientos abruptos y fuertes, con salidas de capitales de la región”. De allí en más, intentó explicar  la situación poniéndose del lado donde le daba mejor el sol e hizo más evidente su inexperiencia en cuanto a la oportunidad de la operación.
 
Sin ponerse colorado, Kicillof dijo que “el test de confianza ha dado positivo porque nadie eligió llevarse los dólares”, en referencia que de los 6.700 millones de dólares de BODEN 2015 que se canjeaban sólo se anotaron para la opción de recompra anticipada 185 millones. La visión triunfalista había sido transmitida y hasta allí, todo iba bien, asegurándose un par de tapas de diarios para el día siguiente pero, entonces, llegó la hora de tomar el aceite de ricino y en ese momento todos los canales de televisión sospechosamente dejaron de emitir sus explicaciones.
 
Entonces, el ministro respiró hondo y tuvo que argumentar lo del cimbronazo internacional y decir que de los 3 mil millones de dólares que pensaba recaudar pagando casi 10% anual en un bono a 2024 sólo había logrado tomar 286 millones en efectivo, mientras que por canje se iban a entregar mano a mano otros 377 millones. Cuando terminó de hablar de las circunstancias internacionales, todo el mercado sumó, restó y tildó la operación de “piletazo sin agua” y “falta de timing”, en buen romance un “fracaso”.
 
Habrá que ver qué le contó Kicillof a Cristina que, al rato nomás, ella misma salió a tuitear un logro que marcó el Banco Mundial en relación a la baja del desempleo juvenil en la Argentina entre 2002 y 2014. Siempre es bueno tratar de colar una noticia que tape por envergadura a otra anterior. Y hasta chuceó en su último tuit: “Te parece que mañana será tapa de algún diario? U ocupará un espacio central en los noticieros?”
 
La percepción de la jefa del Estado demostró también el alto grado de complicación que tiene la comunicación gubernamental para convencer, ya que casi siempre se la confunde con propaganda y se basa en estadísticas que pocas veces se pueden verificar.
 
Y como Cristina es Presidenta y no periodista era evidente que, si más allá de la ironía, creyó en lo que escribía, iba a quedar en falsa escuadra. De hecho, casi todos los titulares más importantes de este sábado hablaron del canje para mal o para bien. Aunque lo más terrible debe haber sido comprobar que, en los diarios oficialistas, sólo uno le reservó a la novedad que tanto ella quiso promocionar un diminuto quinto título de tapa.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
BUENOS AIRES, may 02 (DyN) - Tal como se han alineado los planetas de la política argentina dur...
 BUENOS AIRES, mar 21 (DyN) - En clave política, el juego sigue y los dados ruedan. Mientr...
BUENOS AIRES, feb 21 (DyN) - Indagatorias, imputados, carátulas, testigos, jueces, fiscales y c...
Con Máximo y Kicillof, Cristina busca más coherencia política, pero la trastorna la economía...
BUENOS AIRES, ago 09 (DyN) - El mundo diplomático está consternado. Califica de ...
[Ver mas artículos del autor]


26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: