Una guerra civil no explicita
Diana Ferraro
Escritora


La muerte del Fiscal Nisman llevó a la superficie de la conciencia colectiva no sólo un dato más de la inmensa corrupción y podredumbre que anida en el seno del actual gobierno argentino sino la percepción de que está sucediendo algo infinitamente más grave y serio que un gobierno desahuciado tratando de salvar el pellejo.

Desde el golpe institucional de fines de 2001, organizado específicamente para derrotar el sistema económico liberal instaurado desde comienzos de la década de los 90 y cuestionar el alineamiento automático con los Estados Unidos en el marco de un proyecto continentalista además de global, la Argentina entró en un derrotero oscuro no siempre bien comprendido por sus ciudadanos. Sin liderazgos francos y activos que defendiesen los lineamientos generales de la inserción argentina en el mundo de los años 90, que la colocaron a la cabeza de Latinoamérica en su acceso a la modernidad con las enérgicas reformas del sistema estatista caduco, los argentinos quedaron inmersos en las críticas de circunstancias desfavorables, muchas de ellas pasajeras si se hubiese tenido la paciencia y el carácter de esperar, y otras lamentables, como los casos de corrupción endémica que poco tienen que ver con el programa o ideología de gobierno. Duhalde y su estatismo de la antigua ortodoxia peronista abrieron el camino para los Kirchner que fueron un paso más allá, reivindicando un estatismo puro y duro, aliándose con Cuba y Venezuela, y más recientemente con Irán, Rusia y China.
La idea para muchos no tan oculta del kirchnerismo fue revelándose de a poco a la población: el proyecto kirchnerista no resultó levemente estatista---como le gusta, en definitivamente, a la mayoría de los argentinos que aún no comprenden del todo el funcionamiento de la economía global—sino totalmente estatista y totalmente alineado, con quien sea, en contra de los Estados Unidos. Unos Estados Unidos que, hay también que decirlo, recientemente no han hecho mucho en el mundo para reafirmar su liderazgo, dejando así el campo libre a gente ignorante, oportunista y deseosa de laureles revolucionarios fáciles en todas partes del mundo. En la Argentina, siempre proclive a la sobreactuación, más que en ninguna otra parte.

Que Nisman viniera a describir con su denuncia en el congreso este esquema de construcción de poder en su parte menos inocente, entregar los muertos de la AMIA a cambio de favores de Irán, resultó intolerable. La guerra civil entre un proyecto de integración liberal al mundo en alianza con los Estados Unidos y un proyecto de poder hegemónico local dispuesto a entregar lo que fuese antes que aceptar la realidad global y permitir que el país se desarrollase en libertad dentro de un proceso siempre institucional quedó explícita con la oportuna muerte del Fiscal Nisman un día antes de declarar. Ahora la población comprendió la situación y tiene miedo. Con justa razón, porque su reprimida sospecha de que había armas actuando por fuera del sistema legal, y no sólo las del narcotráfico, acaba de ser confirmada.

Ya sabemos lo que este gobierno es, desde su presidenta, su vicepresidente y varios de sus ministros y espadas mayores en el Congreso: los juzgados no dan abasto con las causas por corrupción. Ahora se agregan las causas por encubrimiento de un asesinato. Y aún las capas de la verdad no están agotadas.  Lo importante ahora son dos aspectos institucionales de los cuales no se habla pero fundamentales a la hora de impedir que la larga guerra civil oculta a la mayoría de las conciencias no pase ahora a mayores: el primero, la construcción de una nueva mayoría en ambas cámaras del Congreso; el segundo, verificar a quién van a ser leales las fuerzas armadas y de seguridad, si son puestas en la disyuntiva.

El kirchnerismo se nutrió de una infinidad de cuadros juveniles enamorados de una revolución que no vivieron ni conocieron y de muchos peronistas avezados que eligieron el cargo o el dinero antes que la fidelidad a la memoria de un Perón que no quería un proyecto montonero. Tampoco liberal, dirán muchos, pero eso no lo sabemos, aunque podemos sospechar que con sus teorías continentalistas y universalistas había comprendido con mucho adelanto qué opciones realistas tendría el país. Esos diputados y senadores peronistas deberían ya mismo asegurar la nueva mayoría que permita una solución institucional a la actual situación en la cual un gobierno desesperado hará cualquier cosa para mantenerse en el poder. No es cierto que “hay que llegar a octubre” con este exacto gobierno y tampoco que la única solución es adelantar las elecciones haciendo de cuenta hipócritamente que no pasa nada. La interesada paciencia que la oposición ha mostrado (esperando terminar con el peronismo en todas sus variantes) no se ha mostrado práctica para el país: la economía está paralizada, la oposición no ha usado el tiempo para mejorar su oferta o su mensaje, y ahora debe ensanchar la espalda para sostener un asesinato. La solución institucional puede coexistir con las elecciones de octubre: sólo se trata de remover a los funcionarios con causas judiciales, tal como lo exige el sistema republicano, utilizando la sustitución prevista por la Constitución. Esta es la solución que los diputados y senadores peronistas que aún recuerden que le deben lealtad a la Nación y al pueblo argentino antes que a un gobernante desquiciado, pueden proveer.

El segundo aspecto político a tener en cuenta es la lealtad de las fuerzas armadas y de seguridad. Si hay armas paralelas que responden a este gobierno, son las fuerzas armadas y de seguridad las que deberán reafirmar su lealtad a la Constitución, no agregando su fuerza a las armas paralelas ilegales, y sobre todo, confirmar su lealtad a la Nación en la cual van a vivir sus hijos y el resto de los argentinos. Si ellos no tienen claro hoy de qué lado deben estar, los liderazgos civiles deben hacer lo imposible para que lo entiendan, antes que la realidad los ponga en un brete en el cual se confundan y no sepan del todo qué es lo que tienen que hacer. Las fuerzas armadas y de seguridad han sido inmensamente atacadas en las últimas décadas, desde el infortunado golpe de 1976, y no debería ser éste el tiempo en el que vayan a humillarse y humillar a la Nación obedeciendo a quienes derrotaron. Antes, es el día en que pueden reivindicarse completamente, obedeciendo lealmente a la Constitución y sirviendo, como en sus días de gloria lo hicieron, a la Nación y al pueblo, a esa bandera a la que juraron servir.

Estos son días negros. Pero también días que contienen la promesa de un amanecer en la Argentina en el cual todo esté enderezado y en su correspondiente lugar, terminados los cimbronazos del largo período de guerra civil no explícita ni comprendida.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: