El principito
Agustín Laje
Escritor. Galardonado con el Premio a la Libertad 2012, otorgado por Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


La lógica monárquica −en la que el poder se transmite con arreglo a la sangre− ha determinado al kirchnerismo desde que Néstor Kirchner usó a su mujer para quitarse de encima a Eduardo Duhalde en las elecciones legislativas del 2005, en las que Cristina derrotara a Chiche Duhalde en una contienda que tenía de trasfondo el divorcio político de sus respectivos maridos.

Lo que sigue es bien conocido: en 2007 Néstor entrona a su mujer como Presidente formal de la Argentina, pero aquél continúa ejerciendo el poder real de la Nación; crea, además, la organización juvenil La Cámpora, frente a la cual coloca a su propio hijo, y elabora un plan basado en la alternancia familiar en el poder, plan que se ve estropeado por la inesperada muerte del caudillo patagónico.

A pocos meses de las PASO, nunca ha sido tan evidente que el ideal monárquico sigue corriendo por las venas kirchneristas. Sin un candidato proveniente del núcleo duro y sin definiciones concretas a la vista por ahora, la desesperación lleva a muchos a fantasear que en Máximo Kirchner, un inefable personaje completamente desprovisto de habilidad política y carisma, se encuentra la garantía de la continuidad. La sangre es la fuente y la garantía del poder, como en las monarquías.

Ya lo hemos dicho en otras oportunidades, y hemos dedicado varias páginas de Cuando el relato es una farsa al estudio del hijo de Néstor y Cristina: el mito de Máximo como un “diamante en bruto” que está guiando desde las sombras el “proyecto” y que está siendo reservado para hacer ingreso a la arena política en el momento justo, no es más que eso: un mito.

La verdad es muy distinta. Máximo es un muchacho de 38 años que fracasó en cuanta carrera universitaria pretendió estudiar, que se “gana la vida” administrando la fortuna de sus padres (es el único “trabajo” que se le ha conocido), y que jamás participó en política antes de haber recibido la estructura ya armada de La Cámpora.

Máximo fue puesto a prueba por primera vez a mediados de septiembre del año pasado, cuando dio su único discurso público tras haber tomado clases intensivas de oratoria por lo menos desde el año 2008. ¿El resultado? Malo tirando a pésimo. Por supuesto que los alcahuetes rentados de la televisión pública y el periodismo que vive de sobres le dedicaron los más elogiosos comentarios. Pero la verdad está a unos pocos clicks y basta con buscar el video en Internet para volver a verlo: el principito se nota nervioso, incómodo, confunde las palabras, le tiembla la voz, arma oraciones sin coherencia ni cohesión y sobreactúa demasiado los énfasis.

Por esos días, se fantaseaba que Máximo podía hacerse como su padre, desde el sur, empezando con la intendencia de Río Gallegos. Pero bastó un primer relevamiento para comprender que al primogénito de Néstor no lo votarían ni los amigos. Hoy, no obstante, se vuelve a la carga con lo mismo y el debate político está girando en torno a una posible candidatura de Máximo.

Ocho meses ya pasaron de aquel acto camporista, y Máximo no volvió a ser orador de ningún acto. Su siguiente aparición pública fue hace apenas algunos días, en la “entrevista” (si así puede llamarse al hecho de conceder al poder una vía para limpiarse) que Víctor Hugo Morales le hizo por Radio Continental para el que hijo de la Presidente tuviera un micrófono amigo a través del cual negar, sin correr el peligro de ser repreguntado, la existencia de sus cuentas bancarias secretas en Estados Unidos y las Islas Caimán.

Máximo necesita un puesto con urgencia. Los muchachos de La Cámpora claman “que compita por cualquier puesto”. Y si es uno con fueros que lo protejan del accionar de la Justicia, mejor. En efecto, tanto él como su madre los necesitarán cuando el poder del que hoy gozan empiece a diluirse y las causas judiciales empiecen a llover.

El principito ya le dijo a Víctor Hugo Morales que “uno está donde los demás piensen que puede servir”, dejando entrever que su madre, que es precisamente quien está manejando el timón de la campaña, está viendo qué lugar asignarle.
El único capital político de Máximo, guste o no, es su apellido. Lamentablemente para CFK, con eso no alcanza para convertirlo en presidenciable.
 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
Murió la Unión Soviética, pero Fidel Castro sobrevivió. Murió Fidel Castro, pero su mitología p...
Antes de que Mauricio Macri asumiera como Presidente, en lo que fue la última emisión de 678 ba...
La interrogante fundamental de las elecciones presidenciales venideras, que empieza a aparecer ...
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: