Claridad de objetivos y unidad de propósito en la economía argentina
José Verón

Se ha dedicado a investigar en las ciencias sociales, especialmente en el derecho, la economía, la administración, la psicología social y  el periodismo.  Su actividad principal es la docencia, en la que ejerce desde 1997, y la mediación, desde 2002.



     La psicología social ha aportado importantes contribuciones a campos diversos, entre estos también a la mediación, la docencia y las ciencias manageriales. Entre estos aportes, hoy destacamos aquellos que refieren a la importancia, en cualquier proceso, de contar con claridad de objetivos y con unidad de propósito.
 
        En mediación, en docencia, y en administración, es fundamental saber y tener en claro cuál es el set de objetivos; los docentes lo llaman expectativas de logro. De otra manera el esfuerzo y la tarea se dispersan y, por querer conseguir mucho, a veces se termina consiguiendo nada o muy poco, al menos en relación con lo que, previsiblemente, se hubiera podido lograr o conseguir, si se contara con claridad de objetivos. Saber qué es lo que se busca, al menos hasta cierto punto, que es lo que se prioriza, y direccionar hacia allí el esfuerzo y la tarea. Todo esto es claramente asimilable a la docencia, la mediación y la negociación y al management.
 
        Y también, contando con claridad de objetivos, haciendo el esfuerzo por lograrla, muchas veces por la negativa, no es menos importante, a partir de allí, tener también unidad de propósito en relación a aquellos objetivos que se plantearon. La unidad de propósito viene a significar encolumnar  y apuntar “todos los cañones”  a esos objetivos y no a otros, tener noción que el esfuerzo se debería encolumnar a esos objetivos y ser algo unívocos y monolíticos en la búsqueda tenaz y por todos los medios de esos objetivos seleccionados. La unidad de propósito es un complemento, necesario, de la claridad de objetivos, y la dota de mayor fuerza y eficacia. Es, por así decirlo, clásica en el discurso managerial, administrativo y de liderazgo, y es también importante en docencia y en mediación, por mencionar solo aquellos campos a los que hoy nos estamos refiriendo.
 
     En cualquier proceso, si tenemos y contamos en lo que podemos con claridad de objetivos y unidad de propósito, vamos mucho mejor y somos más eficaces. Y esto también es probablemente cierto para la economía, para la vida socio-económica. En la gestión pública macroeconómica e institucional también es importante contar a favor con claridad de objetivos y con unidad de propósito.
 
      Por ejemplo, en este momento, en la Argentina, se hace imperioso y es de la mayor importancia contener la inflación. Tendríamos que tener todos claridad en esto, y, especialmente, los policy-makers. La fenomenal distorsión en la estructura de precios relativos que la inflación provoca, frenando también la inversión y enviando señales desquiciadas a productores y consumidores; y el agravamiento de las condiciones de pobreza que la suba de la inflación también causa, justifican, por si solas, esta prioridad de gestión pública macro.
 
      Y hacia este objetivo de contener la inflación tenemos que “apuntar los cañones”, sin dispersarnos, con unidad de propósito. Habrá que atacar a la inflación, tanto desde la demanda como también desde la oferta, con políticas anticíclicas, fundamentalmente monetarias, y potenciando las condiciones institucionales y de todo tipo para que la oferta también pueda gradualmente aumentar y superar sus escollos y razonables desconfianzas. Además será necesario frenar la así llamada “puja distributiva” e inflacionista entre el capital y el trabajo.
 
     Otro objetivo macro de este momento que tendríamos que tener claro es la reducción considerable del déficit fiscal. Objetivo sobre el que no hay muchas dudas, aunque se lo niegue, porque por lo general este déficit se lo tiene que monetizar, agravando el proceso inflacionario, y dado que lleva a la quiebra económica del país, obligando a mediano plazo a dolorosos ajustes y/o a gravosas devaluaciones, que conmocionan institucionalmente el país. Estas son, ciertamente, razones suficientes y de peso.
  
       Esto claro, necesitamos contar con unidad de propósito en nuestro empeño por reducir el déficit fiscal. El presupuesto, por supuesto, tendrá que ser equilibrado y no—keynesianente—“cíclico”, como a veces pareciera tenerse en mente, y, esencialmente, el estado tendrá que dejar de ocuparse de todo y de aquello que no le es propio, no ser un “estado empresario” y que cubre todos los aspectos y facetas de la vida económica y social. Además habrá que frenar el irritante gasto superfluo y ornamental, y el gasto excesivo y desmadrado
 
       Tengamos en cuenta que, si no contamos con claridad en relación a la importancia central de estos objetivos—prioritaria--, y si no los acometemos con unidad de propósito, entonces, quizá, no los conseguiremos. La vida y la gestión, personal y social, requiere de ambas virtudes. Tengamos, a nuestro favor y para nuestro beneficio, claridad de objetivos y unidad de propósito.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: