Las Paso o las dos grandes internas de siempre, la Radical y la Peronista
Diana Ferraro
Escritora


Hace poco decíamos, Macri es todos. El camino a la presidencia le quedaba allanado en tanto el antiperonismo explícito de su espacio se había llamado a silencio, y una alianza con sectores del peronismo, vía Reutemann o Massa, quedaba abierta. Su selección para la fórmula presidencial de una persona con notables inclinaciones hacia el radicalismo y la socialdemocracia, terminó de sellar el destino del espacio amplio gestado más que por Macri, por Elisa Carrió. En verdad, el PRO por si mismo nunca hubiera tenido otro destino que el de los terceros partidos entre el peronismo y el radicalismo, en general liberales, que nunca llegaron a la presidencia sin hacer alianzas con alguno de los dos grandes partidos (incluyendo a Frondizi). También el PRO podría haber hecho real esa cacareada alianza del “cambio”, entendiendo por cambio borrar del mapa todo vestigio de kirchnerismo, e incluir, junto a sus aliados radicales a aliados peronistas—el “Macri es todos” que celebrábamos hace no tanto tiempo. Y también Macri y el PRO podrían haber formado parte de la gran interna peronista, como el candidato de peronismo liberal. Sin embargo, el antiperonismo pudo más y la tentación de fundir al kirchnerismo con el peronismo, para transformarlo en un solo y único enemigo, prevaleció. El “cambio” es ahora el intento de borrar al peronismo para siempre. Pero, esto no será posible porque frente a lo que ahora se percibe como una gran alianza radical donde competirán Macri, Carrió y Sanz para intentar ganar al peronismo, el rival electoral histórico, no se encuentra sólo el kirchnerismo encarnando el total de peronismo, sino que a su vez, el mismo kirchnerismo se verá sometido en las PASO al juego de la interna peronista tan postergada y temida. 

El kirchnerismo secuestró el PJ, los símbolos y figuras del peronismo, la vida interna democrática del partido, las afiliaciones, y la libertad del peronismo para elegir, pero las PASO vuelven a equilibrar el juego. Tranformado Scioli en el candidato totalmente kirchnerista y pasando del naranja al rojo de la vergüenza, deberá enfrentar en las PASO a dos candidatos que también compiten entre sí, el arrepentido kirchnerista Sergio Massa y la estrella ascendente de la temporada, José Manuel de la Sota, que con una astuta tibieza vuelve a encarnar el peronismo de la modernidad, confirmando que el peronismo es y será, mientras haya dirigentes que piensen de verdad en la grandeza de la Nación y la felicidad del pueblo, el agente más activo para liderar procesos de reversión y cambio. 

Tres candidatos radicales y tres candidatos peronistas: esta es la única realidad que hoy se avista en las PASO, además de la interna tradicional de las distintas fracciones de izquierda (incluyendo a Margarita Stolbitzer que se escapó de la interna radical).  De algún modo, debemos alegrarnos. Debajo de la hojarasca de desmembramientos, nuevos partidos y nuevos dirigentes, persisten dos corrientes tradicionales con gran ímpetu y fuerza.  Esos dos ríos, más tarde o más temprano se reencontrarán con su cauce institucional  y volveremos a percibir el panorama político con una claridad que nunca debió perder, pero tan potente que, aún en la confusión de hoy, muestra su paño a la hora menos pensada. 

No conocemos el resultado de las PASO, sólo sabemos que la interna peronista, en la cual se pelee por el favor y la claridad conceptual del votante peronista, es esencial para derrotar a ese gran enemigo de la patria que es el kirchnerismo en todas sus variantes, la explícita de la presidenta y la hipócrita y sumisa de Scioli. De la Sota, que nunca estuvo con el kirchnerismo y que ha sido un gran gobernador, infinitamente superior a Scioli en los resultados, infinitamente más capaz en la gestión, e infinitamente más valiente en su postura personal de resistir al kirchnerismo y sus prácticas antidemocráticas y corruptas. 

Finalmente, dependerá de los resultados, pero radicales y peronistas opositores al kirchnerismo deberán terminar votando juntos. ¿Puede un representante del espacio radical—Macri, Carrió o Sanz-- ser presidente? Sí, Alfonsín y de la Rua lo fueron en circunstancias semejantes de desorden peronista. ¿Puede haber sorpresas? Sí; si un peronista decide usar como corresponde su bastón de mariscal, es posible todavía que la épica peronista renueve el tablero político y produzca un cambio genuino y verdadero. ¿Es posible una tragedia colectiva? Sí, el kirchnerismo puede todavía ganar, si el resto de los líderes peronistas no lleva hasta el final la patriada, alertando a propios y extraños acerca de dónde se juega la verdadera gran batalla de la recuperación de un peronismo—y un país—republicano y democrático capaz de organizar una economía moderna eficiente y muy efectiva a la hora de proteger a los trabajadores y desocupados. 
Allí donde se cerraron puertas, se abrieron otras.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: