El peronismo huerfano
Diana Ferraro
Escritora


Sin duda, el General Perón atisbó lo que iba a suceder después de su muerte y declaró, con generosa amplitud: “Mi único heredero es el pueblo”. Un modo de decir que a quien le quepa el sayo, se lo ponga o, en términos más inequívocamente peronistas, que todos y cualquier argentino llevan el bastón de mariscal en la mochila y están autorizados a usarlo.

Cuando se reprocha a los diversos dirigentes que condujeron o intentaron conducir el peronismo su aparente extrema volubilidad ideológica, se evita reconocer el valor de lo que está por debajo, una tradición y un legado bien precisos del peronismo, patrimonio y herencia de todos los argentinos capaces de asumirlos. El peronismo no se limita a los dirigentes que no siempre estuvieron a la altura de este legado, o peor, como en los últimos doce años, a quienes lo distorsionaron y corrompieron. El peronismo es una tradición histórica importante y la doctrina del peronismo un legado cultural que sólo hace hincapié en dos temas centrales, la grandeza de la Nación y la felicidad del pueblo, dejando librados los instrumentos a las organizaciones libres del pueblo. Este peronismo  desde hace ya mucho más de una década ha dejado de expresarse dentro de su partido político tradicional—el PJ, hoy secuestrado por el kirchnerismo—para diseminarse en diferentes fragmentos electorales. El resultado de las PASO del último domingo ha dejado en claro, sin embargo, que lejos de haber desaparecido como tradición y legado, el peronismo en sus diferentes fragmentos explícitos ha sido votado por más del 60% de los argentinos, sin contar el fragmento inexplícito del peronismo interno y externo que apoya al PRO.

La realidad es que el peronismo está huérfano de liderazgos genuinos. No se puede contar como liderazgo peronista al 8% de ese 38 % kirchnerista que se ha ganado el voto del 30% de pobres de toda pobreza que cuentan con cualquier peronismo gobernante para echarles una mano. Ese 8%  es un 8% de altísima inestabilidad política. Compuesto por peronistas setentistas que poco tienen que ver con el legado institucional y filosófico del peronismo—y ahí está el fracaso de la nación empequeñecida y el pueblo empobrecido—y  una porción de seguidores sciolistas herederos del mejor oportunismo, unos no quieren perder el inmenso poder del Estado con su cuota de impunidad garantizada y otros creen que dominarán a un Zanini que está sólo a un resfrío fatal de Scioli de ocupar la Presidencia. El sciolismo y ciertos independientes parecen aún confiar en que el peso kirchnerista no hundirá la lancha del aspirante a conductor y creen, erradamente que ese 8% tiene al otro 30% atado cuando ese 30% sólo está atado al Estado, es decir, a cualquier peronista que ocupe el Estado o a cualquier No Peronista que aprenda a comportarse en ese sentido como un verdadero peronista, es decir, ayudar pero dignificando a alta velocidad las condiciones de vida y abriendo a todos las oportunidades. Ese porcentaje del 8% oficial es en definitiva intercambiable con cualquier otro 8% de aquel dirigente que encuentre el discurso y el carácter para dirigirse a ese 30% del cual todos hablan pero al cual nadie le habla. O que, a veces, le habla sólo para herirlo en sus esperanzas y creencias en una cierta tradición. A los extranjeros y a los liberales locales se les va mucho la lengua en fanáticos discursos antiperonistas, tan poco productivos como los falsos y fanáticos discursos peronistas del kirchnerismo, al cual han alimentado y fogoneado en todos estos últimos años, haciéndole el favor de confundir kirchnerismo con peronismo.

 El peronismo de los trabajadores organizados y de la clase media tiene sus referentes en Massa, de la Sota, Rodríguez Sáa e incluso en el mismo Macri, quien deberá ahora salir del radicalismo en el cual lo enredaron Michetti y Carrió y asumirse ya no como un radical o un desarrollista sino también como uno de los portadores del famoso bastón de mariscal. Después de todo, dirigió Boca y no River, así que algo sabe por él mismo acerca del tema, espontánea y genuinamente, sin asesores ni interesadas amistades facciosas.

El peronismo está huérfano y si bien en los próximos meses todos intentarán prohijarlo y adoptarlo, sólo un aspirante será el elegido como presidente rector y organizador de la recuperación argentina por un pueblo que hace mucho espera que alguien le explique con honestidad el por qué de sus dificultades y cómo solucionarlas.

Los no peronistas tienen sus propias ilusiones y decisiones, votarán unos a Macri, otros a Stolbitzer y otros al Frente de Izquierda. Pero es el peronismo—no el kirchnerismo, sino el peronismo—el que decidirá el destino argentino en las próximas elecciones de octubre. 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: