Los tres peronismos de octubre
Diana Ferraro
Escritora


Las primarias del mes de agosto no resolvieron el enigma acerca de quién será el próximo presidente pero dejaron un claro testimonio de las preferencias políticas de la población: más de un 60 % vota al peronismo.

Si el Partido Justicialista fuera como debe ser el albergue abierto y democrático de todos los aspirantes peronistas a la dirigencia, las internas hubieran dejado un ganador claro para enfrentar a las otras fuerzas no peronistas. Pero, el PJ está desde hace doce años secuestrado y paralizado por una fracción que se dice peronista sin serlo—el kirchnerismo—y que, por medio de ese engaño y el uso clientelar del Estado, gana un 30% automático del electorado pobre y fiel a la simbología peronista, aunque bajo esa cáscara los pseudo-peronistas sólo le hayan ofrecido más denigración y pobreza. Por lo tanto, dentro del actual PJ las únicas internas—y estas ni siquiera limpias—se dirimieron entre candidatos oficialistas.  Y éste es el primer peronismo que, sin ser legítimo ni auténtico, es un hecho real a contabilizar en la elección de octubre. Incluso es el favorito, según muchas encuestas posiblemente interesadas. También según algunos medios de comunicación que simulan creer que Scioli puede ser diferente de lo que, sin embargo, ha accedido a representar, en un colmo de sacrificio dicen algunos, o dentro de una escandalosa hipocresía, para una gran mayoría de argentinos que no creen en esto de las buenas personas cómplices de las malas, cuando toda inocencia se ha perdido. ¿El 30% de pobres advertirá que sólo le espera, dentro de la mentira, más pobreza y la misma mala administración de la provincia de Buenos Aires de los últimos ocho años? Esta es una pregunta importante para adivinar el resultado de octubre, aunque por ahora sólo sirva para encaminar a los dirigentes que, lúcidamente, decidan no entregar a su suerte anunciada a ese 30% esclavo e inocente.

El segundo peronismo es el del espacio de Sergio Massa y José Manuel de la Sota. Si de la Sota hubiera ganado la interna de ese espacio que, en realidad, sólo sostenía económicamente a Massa, el país tendría un genuino candidato del peronismo más moderno y liberal. La amplia experiencia de de la Sota como gobernador hubiera instalado un competidor de altísimo potencial frente a Macri y a Scioli. Massa, en cambio, si bien expresa un kirchnerismo reformado y republicano, conserva aún cuotas importantes de peronismo ortodoxo a la Duhalde, es decir, con mucha intervención del Estado y una economía que, digitada por ortodoxos como Lavagna y Pignanelli puede representar un respiro frente a lo actual, pero difícilmente el salto enérgico de regreso a una economía de mercado con altas oportunidades de inversión.

Finalmente, el tercer peronismo refugiado en un PRO que, sin reconocerlo como tal, prefirió la alianza con el radicalismo. Este tercer peronismo va, sin embargo, a agregar el caudal de votos del peronismo liberal de de la Sota a un conjunto que precisa mucho de este empuje, para evitar el predominio siempre estatista del radicalismo, con su cuota de antiliberalismo económico congénita (similar al del peronismo, por otra parte, y compartiendo con éste los experimentos interrumpidos de la era Menem y la era de la Rua, donde un Cavallo en común no logró dar vuelta definitivamente las peores tendencias de la Argentina en ninguno de los dos casos). A este peronismo que apoya lo liberal y republicano del Pro le compete también, no sólo una tarea esclarecedora hacia el abandonado 30% de los votantes pobres, sino intervenir en la puja interna frente al estatismo de muchos radicales y la temible dupla Carrió y Michetti, capaz de molestar mucho a la hora de serias definiciones liberales en el campo de la economía.

De cómo se muevan estos tres peronismos en relación a los electorados que hoy no cuentan con un liderazgo real y genuino, dependerán las elecciones de octubre y sus sorpresas. Provisto, claro, que las elecciones sean limpias y sin interferencia de manos intermedias que alteren los resultados verdaderos de las urnas. Una provisión que, dada la experiencia tucumana, parece estar realmente más en manos de la Providencia que de los sufridos votantes argentinos y sus fiscales. Estos últimos podrán preveer todo, menos la última trampa pergeñada por quienes temen abandonar el poder, en caso de no contar con los cargos para controlar su propio destino. El pseudo-peronismo que avanzó sobre todas las formas democráticas intentará conservar ese poder  por cualquier medio, aún aquel hoy inimaginable.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: