La voz del Papa Francisco
Diana Ferraro
Escritora


Como buenos argentinos confianzudos que somos, no podemos perdernos ni el presumir de un papa “nuestro” ya que esto agrega a nuestros reales e imaginarios méritos, ni de tratarlo como a uno de nosotros, el vecino del barrio, el Padre Jorge, aunque nunca hayamos cruzado una palabra con él. Ni qué hablar cuando el Papa emite una opinión política. Estemos o no de acuerdo con ella, la sombra de la infalibilidad papal cubre la opinión y gritamos “¡Ay, Francisco, qué estás diciendo!”, si nos parece un disparate o no estamos de acuerdo con ella, o “Convendría que todos escucharan un poco a Su Santidad” si coincidiera con y reafirmara lo que ya pensamos. El caso es que, cada tanto, el Papa Francisco emerge en las portadas con una opinión política que perturba a los argentinos y que promueve discusiones generalistas teñidas de dudas, falso respeto o sumisión.

En realidad, católicos y no católicos deberíamos sólo escuchar la prédica religiosa del Papa y abstenernos de dar mayor importancia a sus opiniones políticas. En primer lugar, porque el mismo Papa, a pesar de su enorme influencia en la opinión pública mundial, debería refinar su discurso y separar claramente las posiciones de fe de las posiciones políticas. No es lo mismo decir “Va contra la condición humana admitir la existencia de pobres de toda pobreza, sin alimentos, salud, techo o educación” que decir “El mundo capitalista es el responsable de la pobreza en el mundo”.

Todo este comentario sería ocioso, si no fuese que tanto en la formación política del Papa Francisco como en muchos de quienes hoy pretenden ser sus más fieles seguidores, está el más importante actor político de la Argentina, el Movimiento Peronista. Que hoy haya que volver a llamar Movimiento Peronista al destruido, opacado, desprestigiado y desorganizado Partido Peronista con su paralizado y en confusas vías de reorganización Partido Justicialista, no cambia el mensaje. Se trata, en definitiva, del Papa Francisco liderando de a ratos a un peronismo confundido y empobrecido que sigue viviendo, como en los tiempos de Duhalde y de los Kirchner, dentro de un atraso ideológico importante. Es también relevante destacar, cuando se subraya que el Papa Francisco está enfrentado con el gobierno actual del PRO, y, a veces, más cerca de sectores herederos del duhaldismo o del kirchnerismo, que el PRO, más que fundar un nuevo partido o movimiento vino a continuar la actualización y modernización emprendida por el peronismo en los años 90 e interrumpida por el golpe institucional de Duhalde y Alfonsín. Por lo mismo, es importante que el propio peronismo heredero, ya no de Duhalde o de los Kirchner, sino de Menem y Cavallo, se haga cargo de su propio rol junto al PRO de la modernización y en ayudar al propio Papa Francisco a completar su actualización peronista, si esto le fuese útil.

La complicada política argentina parece más complicada de lo que es cuando sus actores no comprenden bien en qué lugar de su propia historia están parados. Ni el Papa Francisco es un líder político (si quisiera serlo, tendría que aggiornarse y ponerse a la altura de las circunstancias reales para ser realmente útil en su misión) ni el PRO un partido que viene a innovar la historia (sólo a retomar el sendero perdido post-años 90, mejorando en lo posible lo que no resultó bien) ni el peronismo un muerto inservible, suicidado con la nefasta experiencia kirchnerista.

El Papa, con un peronismo actualizado, puede abrir una muy realista puerta a la eliminación de la pobreza por medio de las asociaciones libres del pueblo (entre ellas los sindicatos) que trabajen de común acuerdo con los sectores empresarios y corporativos; el PRO puede ser, tal como se lo propuso, la mejor avanzada del progreso y la modernización nacional, y el peronismo puede trabajar sobre sí mismo para llegar a tener los líderes siglo XXI que se merece tener, de modo de sostener el actual proyecto de país y estar en condiciones de profundizarlo y mejorarlo.

Hay mucho para hacer en la Argentina, como quedó a la vista. Pero dónde hay que trabajar más y mucho, es en la formación de nuevos dirigentes políticos con doctrinas adaptadas a los nuevos tiempo, de modo que las mejores intenciones lleven al cielo en vez de empedrar los caminos hacia el infierno.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: