Canasta alimentaria y canasta básica en Venezuela: Datos recientes
Rafael Marcano

Economista – Abogado. 



En Venezuela, el indicador tradicional de la inflación ha sido el Índice de Precios al Consumidor del Área Metropolitana de Caracas y el Índice Nacional de Precios al Consumidor, calculado el primero por el Banco Central de Venezuela (BCV)durante más de medio siglo y siempre publicados oportunamente y el segundo por este mismo instituto en tándem con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en tiempos más recientes. Pero en estos años en los que nos encaminan hacia el comunismo, el régimen militar que lo intenta imponer decidió que dichas estadísticas son secreto de estado, prohibiendo por lo tanto, su publicación.
 
Dada la importancia de los índices de precio para la toma de decisiones macro y microeconómicas, han cobrado importancia nuevas fuentes de información de origen privado que hasta ahora han probado ser dignas de crédito; en este orden de ideas, se destacan los datos que publica con precisión de relojería suiza el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (CENDAS-FVM).
 
Esta fuente utiliza como indicadores del costo de la vida; ergo, de la inflación, los valores mensuales y las variaciones intermensuales de la “Canasta Alimentaria” y de la “Canasta Básica” en el área metropolitana de Caracas. La primera viene a ser el precio de mercado de un conjunto de alimentos, durante un periodo determinado (un mes en nuestro caso), que cubre la totalidad de los requerimientos nutricionales para un conjunto de personas (comúnmente un hogar, siendo que un hogar típico venezolano está constituido por 5 personas, que bien pudieran ser padre, madre y 3 hijos). La segunda es una extensión de la primera abarcando todo el conjunto de bienes y servicios esenciales para satisfacer las necesidades básicas para el bienestar de todos los miembros de la familia, tales como alimentación (“Canasta Alimentaria”), vestuario, vivienda, mobiliario, salud, transporte, recreación, cultura, educación más bienes y servicios diversos.
 
Dicho esto, veamos los números más recientes, correspondientes a abril del año en curso:
 
La “Canasta Alimentaria” se situó en 184.906 Bolívares Fuertes (BsF), 29,4% superior a la de marzo (así es la inflación mensual de los alimentos) lo que equivale a casi 1% diario, que se equipara a la inflación interanual en países en desarrollo tales como Chile, Perú y Costa Rica. La comparación versus abril de 2015, arroja un incremento del…... ¡asústense!...718% en 12 meses ¿y qué es esto sino hiperinflación pura y dura con todo lo negativo que ella implica?
 
Veamos ahora qué ocurrió con la “Canasta Alimentaria” en el mismo mes de abril. Su valor fue de 256.146 BsF, superior al de marzo en 25,6% (inflación intermensual) y en 574,8% con respecto al año precedente.
 
Ahora bien, ¿con cuánto cuenta el trabajador venezolano, jefe de un hogar de 5 personas, para hacer frente a estos gastos? Según el portal web de Banca & Negocios, el 65% de la población económicamente activa gana mensualmente un salario mínimo de 15.051 BsF más un “Cesta Ticket” (bono de alimentación) solamente canjeable por alimentos, cuyo valor es de 18,000 BsF/mes. O sea que cuenta con apenas 33.051 BsF lo que equivale a aproximadamente la quinta parte de su “Canasta Alimentaria” y a casi un octavo de la “Canasta Básica”.
 
Y he aquí lo que, a pesar de ser evidente y quizás por ello, no se ha dicho en Románpaladino; y esto es que los muchos padres de familia que perciben el ingreso mínimo (65% de la población económicamente activa) tendría que trabajar durante5 meses para comprar los víveres a consumir durante un mes y casi 8 meses para cubrir los gastos de su hogar durante también un solo mes (incluyendo alimentos). ¡IMPOSIBLE! Así se sencillo. Y ¡ni hablar! de los tantos otros ciudadanos sin empleo fijo que salen a enfrentarse día tras día en el cuadrilátero boxístico de la informalidad.
 
En situación similar se encuentran los pensionados del Seguro Social y los jubilados de empresas del Estado tales como Petróleos de Venezuela (PDVSA), CANTV, etc. que perciben pensiones que, en general no son muy diferentes al salario mínimo más “tickets”, inamovibles en el mediano y largo plazos mientras que la inflación avanza diariamente en alrededor del 2% “a paso de vencedores”.
 
Como “coda” resta agregar que si no hay un cambio diametral en las políticas macroeconómicas en el cortísimo plazo, los próximos meses y….años…...serán mucho peores. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica para 2016 una caída del Producto Interno Bruto (PIB) en torno al 8% y del 4,5% en 2017 con inflaciones del orden del 720 y 2.200% respectivamente dentro de un ambiente marcado por una escasez que ronda el 80% con tendencia creciente.
 
Estimados lectores, esto es una verdadera ¡CATÁSTROFE!sin necesidad de guerras ni epidemias medievales. 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


27/11 | CUPOS LIMITADOS! Nicolás Márquez presenta su obra sobre el CHE GUEVARA ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: