México le responderá a Trump
Andrés Oppenheimer
Columnista del Miami Herald/el Nuevo Herald. Fue miembro del equipo ganador del Premio Pulitzer, y ha recibido el Premio Ortega y Gasset, Premio Rey de España y el Emmy.


Los mexicanos están por lanzar una campaña pública en Estados Unidos para poner en evidencia los prejuicios raciales, la xenofobia y el aislacionismo económico del virtual candidato republicano Donald Trump. Y lo harán en el terreno en que Trump es más vulnerable: en el campo de los datos y las estadísticas.
Sin dar mucho la cara, el gobierno mexicano lanzará una campaña de relaciones públicas con Estados Unidos a principios de junio. Simultáneamente, un grupo de empresarios mexicano-estadounidenses han creado un grupo de cabildeo llamado Comité de Asuntos Públicos Mexicano Americanos (American Mexico Public Affairs Committee, o AMPAC), siguiendo el modelo del grupo pro-israelí AIPAC y otros influyentes grupos de cabildeo en Washington, que ya ha empezado a publicar mensajes en las redes sociales.
"La mejor manera de rebatir una posición xenófoba, o racista, o desinformada, es con información, y no con adjetivos", me dijo en una reciente entrevista la secretaria de Relaciones Exteriores de México, Claudia Ruiz Massieu.
El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, quien tiene un bajo índice de popularidad debido a su mal manejo de escándalos internos de corrupción y derechos humanos, no está precisamente en una posición cómoda como para encabezar personalmente la embestida contra Trump.
Si Peña Nieto arremetiera de lleno contra Trump, lo más probable es que este último lo haría trizas. Trump le respondería diciendo que el presidente mexicano es un inepto que no ha podido impedir que el capo del nacrotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán se escapara de la cárcel bajo sus propias narices, ni conducir una investigación creíble de la desaparición de 43 estudiantes en el estado de Guerrero en 2014.
De modo que, tras un largo silencio y un único disparo retórico contra Trump el 8 de marzo, cuando dijo que el discurso del aspirante republicano recuerda a los de Hitler y Mussolini, el presidente mexicano ha guardado un silencio casi total sobre el tema.
Ahora, según me dicen fuentes diplomáticas, Peña Nieto ha contratado a las firmas de relaciones públicas WPP y Burson-Marsteller para diseñar y ejecutar una estrategia de relaciones públicas en Estados Unidos. La misma incluirá publicidad y respuestas a los ataques de Trump por parte del nuevo embajador de México en Washington, Carlos Sada Solana.
“La estrategia será lograr una mayor visibilidad”, dice Sada. “La idea es no permitir que nadie nos use como un punching bag [bolsa de boxeo] por no tener un mecanismo de reacción contra los ataques”.
El AMPAC, un comité privado que se registró en Texas el 18 de marzo, se dedicará a responder las falsedades de Trump sobre México con cifras reales de fuentes confiables de EEUU. La cuenta de Twitter del grupo, @AMxPAC, empezó a enviar mensajes a fines de abril.
Arturo Sarukhan, ex embajador mexicano en Estados Unidos y asesor informal de AMPAC, me dijo que el grupo “no recibe un centavo del gobierno mexicano, o de gobierno alguno, ya sea estatal o local”.
Sarukhan agregó que el grupo “está en proceso de formar un SuperPAC no afiliado a ningún partido para castigar o premiar tanto a demócratas como republicanos, según sus posiciones sobre la agenda México-EEUU”. Agregó: “Su objetivo será demostrar que usar a México y a la Diáspora Mexicana como una piñata política puede tener consecuencias indeseables”.
AMPAC y el gobierno mexicano rebatirán con cifras de la Oficina del Censo de EEUU la mentira cotidiana de Trump de que existe una avalancha de inmigrantes mexicanos a Estados Unidos. En rigor, el número de mexicanos indocumentados que entran al país ha disminuido sustancialmente desde el 2008.
Para responder a las alegaciones de Trump en su discurso inaugural de campaña de que la mayoría de los inmigrantes mexicanos son “malas personas” y “violadores”, AMPAC publicó en Twitter que “los inmigrantes mexicanos generan $17,000 millones al año”, y adjuntó una tabla con cifras del Centro Pew que muestra los detalles.
En respuesta a las acusaciones prácticamente diarias de Trump de que México “nos está matando” con el libre comercio, el grupo puso en Twitter que “40 por ciento del contenido de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos fue fabricado originalmente en Estados Unidos”, un hecho que Trump se cuida de no mencionar en sus discursos.
Mi opinión: el website de Twitter de AMPAC todavía es rudimentario, y habrá que esperar a junio para ver si la campaña de WPP y Burson-Marsteller, pagada por los contribuyentes mexicanos, será algo más que un gran negocio para las empresas de relaciones públicas.
Pero era hora de que los mexicanos hagan algo. El aspirante repblicano ha estado usando impunemente estadísticas inventadas o engañosas sin que nadie le saliera al paso con hechos y cifras más confiables. Ojalá lo hagan bien, y ayuden a mostrar a Trump como lo que es: un hombre que inventa datos sin la menor vergüenza.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: