¿Puede el Estado imponer un comportamiento virtuoso?
Robert Higgs
Robert Higgs es Asociado Senior en Política Económica en el Independent Institute y Editor General del journal trimestral del Instituto The Independent Review.


Durante miles de años, los estados (u organizaciones y élites gobernantes equivalentes) han actuado ciertamente como si pudiesen imponer el comportamiento virtuoso—siempre, por supuesto, de acuerdo con la particular concepción de la virtud que se les ocurra abrazar. Y muchos siguen haciéndolo en la actualidad. De este modo, la mayor parte de los estados de los Estados Unidos todavía prohíben la posesión, utilización y comercio de una larga lista de estupefacientes y otras sustancias consideradas como malas para la gente.
A menudo los gobiernos han prohibido el libre mercado en materia de servicios sexuales, los juegos de azar e incluso la realización de actos comerciales los domingos. Han tornado ilegales varios tipos de expresiones, junto con toda clase de comunicación en las escuelas y el mercado laboral. Han prohibido diversos tipos de interacciones, encontrándose el matrimonio dentro de una larga lista, entre adultos y menores de una edad estipulada de consentimiento legal, que llega a veces a los 21 años. Por lo tanto, los gobiernos pretenden claramente imponer el comportamiento virtuoso—o, por lo menos, la evitación del comportamiento vicioso—entre aquellas personas sujetas a su dominio.
¿Pero tienen éxito? Ellos, obviamente, no tienen un éxito completo, y en muchos casos acaban tan lejos del éxito que sus “leyes de la virtud” son el hazmerreír no obstante las severas sanciones previstas para los condenados por infringirlas. Por ejemplo, aunque la prostitución ha sido bastamente declarada ilegal, ha sido practicada ampliamente. Lo mismo sucede con los juegos de azar. De hecho, en muchos casos, como en los estados con loterías patrocinadas por el estado, éste no ha prohibido el juego como tal, sino sólo los juegos de azar privados que compiten con las propias empresas de juego estatales, lo que constituye una burla a la idea de que se trata de disuadir un vicio. Todo un sector de la economía subterránea está involucrado en el suministro de las demandas activas de gente que desea utilizar drogas, frecuentar los servicios de prostitutas, apostar, o de alguna otra manera participar en el comportamiento “vicioso” que el estado ha prohibido. Así, a lo sumo, el intento del Estado de imponer el comportamiento virtuoso es un fracaso en todas las aéreas en que el estado hace el intento.
Pero llamarlo un fiasco no resulta suficiente, porque los estados que pretenden imponer el comportamiento virtuoso en realidad crean condiciones en las que no sólo no logran alcanzar sus objetivos aparentes, sino que en verdad generan las condiciones e incentivos que infligen un gran daño sobre la sociedad a la que sus “leyes de la virtud” supuestamente protegerán o mejorarán. Así, por ejemplo, el estado prohíbe la transacción de diversos narcóticos, lo cual no impide tales transacciones sino que las empuja al mercado negro, donde proveedores y demandantes carecen de acceso al sistema judicial ordinario y, por lo tanto, no pocas veces utilizan la violencia para resolver su disputas. Al tornar ilegales a las drogas, los estados garantizan que las medidas de control de calidad estarán poco desarrolladas e implementadas en los mercados en los que la gente adquiere las drogas, con el resultado de que muchas personas resultan engañadas con productos de baja calidad, envenenadas por productos adulterados, e incluso asesinadas por productos cuya concentración y pureza los compradores no pueden percibir fácilmente. Cuando el estado expulsa la prostitución al mercado negro, las condiciones sanitarias entre las prostitutas no pueden ser tampoco resguardadas, y las prostitutas pueden propagar enfermedades perjudiciales e incluso mortales como consecuencia de ello.
La circunstancia de hacer que diversas clases de transacciones comerciales sean ilegales también genera un incentivo para la corrupción de los policías, fiscales y jueces encargados de hacer cumplir las “leyes de la virtud”. Por lo tanto, durante la Prohibición, los contrabandistas y policías corruptos marchaban juntos como la mantequilla de maní y la jalea, y hoy en día muchos policías juegan un papel esencial en la protección de los traficantes de drogas, acrecentando sus ingresos mediante la aceptación de sobornos y la substracción de estupefacientes, dinero en efectivo y otros objetos de valor a personas que ellos afirman han participado en el tráfico de drogas. En algunos países, los señores de la droga y los líderes de gobiernos legítimos se encuentran tan estrechamente relacionados que son casi una misma cosa.
Por lo tanto, a efectos de responder a la pregunta que planteé al principio: no, el estado no puede imponer con éxito un comportamiento virtuoso—la gente batallará para hacer lo que enfáticamente prefiera hacer—pero sin duda puede crear condiciones que promuevan mucho más daño que el que tendría lugar si el estado simplemente dejase a la gente en paz en lo que respecta a sus vicios. Cada sociedad parece albergar repulsivas reparticiones públicas atareadas y arrogantes cruzados morales, y siempre que estas personas obtienen el apoyo estatal para sus programas de supresión del vicio predilectos, el resultado es terrible.
Los estados pueden hacer muchas cosas, especialmente cosas tales como cometer asesinatos en masa, extorsión en masa y el robo en masa y engatusar de manera implacable a sus sometidos, pero entre las muchas cosas que los estados no pueden hacer de manera exitosa se encuentra la imposición de un comportamiento virtuoso. Tratar de hacer que las personas se abstengan de hacer lo que desean hacer, especialmente de emprender acciones que no generan verdaderas víctimas que no sean aquellos que voluntariamente asumen los riesgos, es una tarea de tontos, y es también un tipo de coerción estatal que ha causado un sufrimiento innecesario e inconmensurable a través de los siglos y continua causándolo hasta la actualidad.
Hace mucho tiempo, en 1875, Lysander Spooner escribió un ensayo clásico, "Los vicios no son crímenes. Sería un regalo del cielo si la gente hoy día lo leyera y tuviese muy en cuenta su mensaje.
APÉNDICE: En mis observaciones precedentes, critico los intentos del gobierno (incluso los sinceros) por promover un comportamiento virtuoso. Dichos intentos son, en el mejor de los casos, inútiles, pero en general resultan peores, ocasionando en realidad un comportamiento más vicioso en numerosas dimensiones que aquel que habría tenido lugar si el gobierno no hubiese hecho nada para imponer presumiblemente un comportamiento virtuoso. Muchas personas reaccionan a tales argumentos suponiendo que aquellos que los defendemos nos oponemos a un comportamiento virtuoso propiamente dicho o a los esfuerzos para promoverlo. Nada podría estar más lejos de la verdad.
Así como aquellos que se oponen a la escolarización gubernamental no se oponen a la educación y quienes se oponen a las “inversiones” del gobierno no se oponen a las inversiones, igualmente aquellos de nosotros que nos oponemos a los esfuerzos gubernamentales para imponer un comportamiento virtuoso no estamos ciertamente opuestos a todos los esfuerzos para fomentar un comportamiento virtuoso. Pero dos razones principales aconsejan estar en contra de la dependencia, o incluso de la tolerancia, del hecho de hacer del gobierno el agente de tales esfuerzos.
En primer lugar, el comportamiento virtuoso que tiene lugar porque el gobierno amenaza con castigar a quienes no actúen en consecuencia no es en realidad virtuoso; es simplemente obediente. La genuina virtud sólo puede surgir de la libertad de escoger entre la virtud y el vicio. Si la elección refleja no una libre decisión de actuar virtuosamente, sino tan sólo un deseo de evitar el castigo gubernamental, no existe una verdadera virtud, solamente un cumplimiento compelido por el miedo. Este cumplimiento es especialmente lamentable en los no poco frecuentes casos en los cuales el gobierno procura imponer una concepción equivocada de un comportamiento virtuoso (Ej.: abstenerse de consumir marihuana).
En segundo lugar, las agencias que en realidad pueden promover genuinamente un comportamiento virtuoso—las familias, iglesias, organizaciones privadas de caridad, empresas y emprendimientos privados—lo hacen de una manera mucho más eficaz que la que pueden hacerlo los gobiernos, sobre todo porque están conectadas con aquellos a los que desean aleccionar por lazos de afecto personal e interés personal, no por miedo al castigo. Por otra parte, la instrucción en estos ámbitos privados toma de manera contundente la forma no de predicar o intimidar, sino del ejemplo cercano. Nada promueve la bondad, por ejemplo, tanto como ser criados por padres que sean consistentemente buenos. Del mismo modo, nada promueve tanto la caridad como la pertenencia a una iglesia, sinagoga o mezquita cuyos miembros personalmente y como un grupo rutinariamente se dedican a actividades caritativas. El hecho de aprender haciendo funciona tan eficazmente respecto del comportamiento virtuoso como lo hace con el arte, las artesanías, y el atletismo.
El gobierno, en el mejor de los casos (y siempre como un poco más que el ideal liberal clásico) es una agencia para la supresión de acciones antisociales tales como el homicidio y el robo. El grupo de encargados gubernamentales de hacer cumplir la ley comprende a la policía que golpea o mata a las personas, los guardias de la prisión que las enjaula, y los verdugos que las ejecutan. La bondad, la caridad y otras virtudes no pertenecen a su repertorio. Suponer que la promoción de un comportamiento virtuoso puede o debería ser llevada a cabo por la policía, los carceleros y los verdugos es un error fundamental—y uno enormemente destructivo, para empezar.

Traducido por Gabriel Gasave
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: