La verdadera historia de aquel 9 de Julio
Rogelio López Guillemain

Autor del libro "La rebelión de los mansos", entre otras obras. Médico Cirujano. Especialista en Cirugía Plástica. Especialista en Cirugía General. Jefe del servicio de Quirófano del Hospital Domingo Funes, Córdoba. Director del Centro de Formación de Cirugía del Domingo Funes (reconocido por CONEAU). Productor y conductor de "Sucesos de nuestra historia" por radio sucesos, Córdoba.



Solo un análisis de todas las circunstancias que rodearon aquel 9 de julio, nos permitirá valorar correctamente los eventos de nuestra principal fecha patria. Pero primero repasemos los antecedentes mundiales que desembocaron en ese día.
El proceso comienza en la Inglaterra del siglo XVII con la rebelión de los comunes, continúa con la independencia republicana de los Estados Unidos y el estallido de la Revolución Francesa; para finalmente desembocar en las revoluciones independentistas latinoamericanas, envalentonadas por la oportuna crisis de una España que era invadida por Napoleón.
Nuestra Revolución de 1810 no fue, ni clara, ni suficiente, ni mucho menos terminante. La falta de consenso entre las provincias, los conflictos en Europa, la pobreza de nuestra economía y la necesidad de contar con el encubierto apoyo de una Inglaterra, que en ese momento era amiga de España; hizo que la postura de los revolucionarios fuese confusa e imprecisa.
Luego de la revolución pasaron los triunviratos, la Junta Grande, la Asamblea del año XII y la Asamblea del año XIII, todos intentos infructuosos de alcanzar los acuerdos necesarios para declararnos independientes; así se llegó al año 1816.
Al momento de reunirse el Congreso en Tucumán (dicen que no fue en Buenos Aires para evitar presiones de los porteños, argumento que me parece mínimamente infantil) la situación nacional era crítica.
Europa había abandonado la idea republicana y las monarquías absolutistas habían re asumido la autoridad. Estaban decididas a recuperar el poder total y a reconquistar las colonias; y con ese fin conformaron la Santa Alianza.
Por otra parte, el Papa Pío VII promulgó una encíclica en la que exhortaba a los obispos de América a destruir “la funesta cizaña” de la revolución americana. Mientras tanto, la situación en Latinoamérica no era muy alentadora. Fernando VII, que había recuperado el trono de España, enviaba a Sudamérica un  ejército de 15.000 hombres que reconquistaba Venezuela, a la vez que preparaba otros  20.000 efectivos para invadir el Río de la Plata. Al mismo tiempo, en Centroamérica, los independentistas mexicanos sufrían duras derrotas frente a las fuerzas peninsulares.
En Chile, el ejército revolucionario había sido aniquilado por los españoles y los sobrevivientes cruzaban la cordillera y se unían a San Martín en Mendoza. Paraguay no mantenía relaciones con el Congreso y los portugueses de Brasil avanzaban sobre la Banda Oriental, amenazando la Mesopotamia.
En nuestro norte, los realistas habían tomado Jujuy y procuraban avanzar sobre Salta, posición defendida valerosamente por Güemes y sus gauchos.
En otro frente, los malones atacaban con absoluta impunidad las poblaciones de la frontera interior, debido a que los Blandengues que las protegían, fueron retirados de los fortines y sumados al ejército, ya sea para combatir a los realistas o para combatir en la guerra civil entre Buenos Aires y Artigas. En esos tiempos, el caudillo Oriental ya había avanzado sobre Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe (provincias que no enviaron representantes al Congreso) y amenazaba con ocupar Córdoba.
Y para colmo, la situación económica era desastrosa; los escasos recursos se destinaban al mantenimiento de las harapientas y mal pertrechadas tropas, ni hablar de inversiones ni de gastos hoy llamados sociales.
Días antes del 9 de Julio, el espíritu republicano presente entre los  congresistas, sufría un fuerte revés, al escuchar en una sesión secreta, el informe de Belgrano, recién llegado de Europa. Don Manuel explicaba que solo existía una ligera esperanza de conseguir algún apoyo del viejo continente, si se abandonaba la idea de la democracia republicana y se instauraba una monarquía moderada.
Por ello, a pesar de la convicción democrática y republicana de la gran mayoría, se propuso la coronación de un inca o de algún miembro de las casas reales de Inglaterra, de Francia o de Portugal; pero todas estas opciones fueron descartadas.
Finalmente, el 9 de Julio a las 2 de la tarde, después de concluida la sesión ordinaria, tras el pedido de un diputado de Jujuy, se trató el tema de la independencia; el secretario Juan José Paso preguntó a viva voz si querían ser una nación libre, a lo que todos contestaron al unísono que sí e inmediatamente se redactó el acta de aclamación.
Seis años de idas y venidas, de maniobras políticas, de especulaciones y de elucubraciones fueron borrados de un plumazo por un grupo de compatriotas que, como hombres libres y responsables de su libertad, dijeron basta al dominio español.
Pero también dijeron basta a ser serviles a una monarquía absolutista; en ese 9 de julio no solo independizaron a la Argentina de la dominación española, sino que también independizaron a los individuos de la sumisión al estado, procurando la libertad individual y la igualdad ante la ley, instaurando la soberanía personal.
Esos argentinos esperaron a terminar la sesión oficial para declarar la independencia, respondiendo no solo como representantes de sus provincias, sino principalmente como individuos libres y responsables de sus actos. Que lo hiciesen luego de la sesión ordinaria fue ex profeso.
50 años después de la Revolución de Mayo, en 1860, terminamos de organizarnos como país, al adoptar todas las provincias la Constitución Nacional. En los siguientes 50 años, Argentina tuvo un crecimiento explosivo, gracias al esfuerzo y trabajo de cientos de miles de inmigrantes que buscaban un mejor futuro para ellos y los suyos. Llegamos a ser el 7º país más próspero del mundo (principios del siglo XX), 100 años después nos desplomamos al puesto 54 del ranking.
¿Qué pasó? Esto no se explica solo culpando a políticos corruptos y gobiernos ineptos, el problema somos todos y cada uno de nosotros. Somos culpables cuando elegimos a los demagogos que prometen cosas imposibles de cumplir, somos culpables cuando no cumplimos con nuestras obligaciones, somos culpables cuando no nos comprometemos.
Para finalizar quiero dejarles una pregunta que cada cual sabrá cómo responder en su interior.
Cada uno de nosotros tiene un compromiso y una responsabilidad cívica que va más allá del votar; la pregunta es: así como, personalmente, me siento inmensamente agradecido y orgulloso de mis próceres y de mis antepasados. ¿Estarán ellos orgullosos de mi comportamiento, de mi dedicación y de mi compromiso como argentino?
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: