¿Ser peronista o hacer peronismo?
Diana Ferraro
Escritora


El legado más grande de Perón a los argentinos fue el de dejar a los trabajadores organizados y con sus derechos reconocidos y aceptados y, por ese hecho revolucionario, ampliar la clase media hasta límites desconocidos en la Latinoamérica de su tiempo. Su revolución terminó, no con su primer gobierno, sino con su regreso pacífico y aceptado—al igual que su revolución—por todos. Más allá de todo el resto de disquisiciones que se puedan hacer acerca del autoritarismo de Perón (estaba haciendo una revolución) o de su estatismo (era la moda de su tiempo) lo que quedó es eso. Y eso es importante después que muchos de sus logros se fueron diluyendo a través de dos fenómenos: el cambio del mundo hacia una economía globalizada y la falta de actualización, creatividad y formación profesional de la mayoría de los cuadros políticos, peronistas y no peronistas. La tragedia argentina no es el peronismo sino la sucesiva oleada de peronistas en el poder poco consecuentes con la herencia recibida.  

La distinción importante para hacer es entonces no quién es o se dice peronista (como se ha visto, cualquiera puede decirlo y ya eso no significa absolutamente nada) sino quién hace peronismo. Es decir, quién, como Perón, vuelve a ayudar a la clase trabajadora recordándole su dignidad, educándola y levantándola desde allí donde administradores ineficientes e ignorantes la dejaron caer. 

Por eso, tanto este gobierno como las numerosas fracciones aspirantes de la oposición, tienen la oportunidad de hacer peronismo, aún si deciden llamarlo con otro nombre, y volver a dar a los sindicatos un papel principal en el ascenso y formación de la clase trabajadora. Un ascenso que, en la etapa global, se entrelaza obligatoriamente con un capitalismo que los sindicatos deben aprender a aprovechar en beneficio de sus representados y que el gobierno debe estimular para trasladar parte de la tarea formativa y de contención a ese específico sector privado—definido en términos capitalistas, ese es el lugar de las obras sociales de los sindicatos, por ejemplo.  

El Estado puede hacer muchas cosas, pero la más útil de todas es posiblemente compartir su responsabilidad con la comunidad, en especial con las asociaciones que ya están organizadas a nivel nacional y que, como los sindicatos, tienen además recursos propios que pueden hacer crecer con la incorporación de más trabajadores a la legalidad y/o al mercado.  

Los sindicatos tienen una enorme tarea complementaria a realizar: contención educativa de los jóvenes que no están en la escuela secundaria ni desean estarlo, promoviendo formación profesional de categoría; seguros privados de salud, como ya muchos tienen y a los cuales deberían sumarse los seguros de desempleo; programas específicos de vivienda, matrimonio y maternidad; y muchas otras actividades organizativas que hoy dependen de un Estado siempre mucho más lejos de los beneficiarios que los sindicatos que contienen específicamente a los trabajadores y a aquellos que aspiran a serlo.   

Programas que comiencen a una escala local como modelo, y luego se vayan expandiendo hasta abarcar a todos los trabajadores activos, potenciales y a legalizar (blanquear), pueden contribuir a una inclusión positiva y tangible, una que no pase por una asignación o cheque mensual sino por una pequeña comunidad de referencia, contención y de acompañamiento, en especial de los más jóvenes. Buena parte de la criminalidad que está a cargo de jóvenes sin destino o atrapados por las drogas y/o su comercialización, tendería a disminuir o eliminarse, aunque más no fuese por la desaparición del anonimato. Todo joven mayor de trece años estaría obligatoriamente incluido o en la escuela correspondiente (estatal, privada, u otra) o en los talleres sindicales de formación profesional o, ya como trabajador, en un sindicato.    

Con los adecuados recursos informáticos y un censo exhaustivo de todos los potenciales participantes de los nuevos programas sindicales, podremos tener en poco tiempo esa comunidad de trabajadores realmente peronista que el kirchnerismo no supo construir, olvidando que incluir quiere decir organizar. 

Una gran oportunidad para aquellos que sepan ver esto y que, intuitivamente, aunque no se digan peronistas, se sientan llamados a incluir de verdad. O sea, a hacer peronismo. Y de paso, ganar elecciones, ya que el único misterio de ese peronismo perdurable que irrita a tantos, es el de haberse ocupado de las mayorías. 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: