Tristeza y preocupación
Armando Ribas
Abogado, profesor de Filosofía Política, periodista, escritor e investigador. Nació en Cuba en 1932, y se graduó en Derecho en la Universidad de Santo Tomás de Villanueva, en La Habana. En 1960 obtuvo un master en Derecho Comparado en la Southern Methodist University en Dallas, Texas. Llegó a la Argentina en 1960. Se entusiasmó al encontrar un país de habla hispana que, gracias a la Constitución de 1853, en medio siglo se había convertido en el octavo país del mundo.


   “Ver cometer un crimen en calma, es cometerlo”
                                                            Jose Marti
 
     La muerte de Fidel Castro hoy me está produciendo más tristeza que la alegría que implica la muerte del criminal más grande que ha sufrido América latina. Es más que incomprensible que el mundo ante la muerte de Fidel, pretende ignorar los crímenes cometidos desde  el inicio de su gobierno, en conjunto con su socio el Che Guevara. Esa tristeza es un sentimiento indiscutible de todos aquellos que como el que habla hemos sufrido en algún sentido las consecuencias del arribo de la revolución castrista.
 
    Nadie parece compartir la tristeza de los que mataron, de los que murieron en su intento de abandonar Cuba en busca de libertad a través del Golfo de México, algunos de los cuales fueron muertos por los aviones cubanos. Por supuesto la tristeza de los familiares de las víctimas de la Revolución, así como la separación de la familia ocurrida a través de los años. Igualmente no hay que olvidar que una mayoría de cubanos perdieron su fortuna pues en la Cuba precastrista no se sacaban los dólares porque había seguridad jurídica y por ello los cubanos no distinguían entre un peso y un dólar.
 
    Más aún, se desconoce que Cuba en 1959 tenía el nivel de vida más elevado de América Latina. Cuando llegué a la Argentina en 1960 el atraso de un país que había sido uno de los países más ricos del mundo, era sideral. Todo lo que en Cuba se tomaba por dado en Argentina no existía. Un ejemplo eran los teléfonos que en Argentina no funcionaban y un teléfono costaba casi el equivalente del costo de un modesto departamento. En Cuba por el contrario si uno se mudaba la compañía de teléfono le daba otro número telefónico.
 
    Otro aspecto que se desconoce es que la llegada y permanencia de Fidel Castro en Cuba se la debemos a Estados Unidos. Eisenhower ya antes de la llegada a la Habana era partidario de Fidel Castro y lo ayudaba económicamente. Léase “El Cuarto Piso” del entonces embajador de Estados Unidos Earl S. T. Smith, en el cual culpa indiscutiblemente al departamento de Relaciones Internacionales americano de la llegada de Fidel Castro. Ya en 1958 después de las elecciones para presidente que ganara el candidato de Batista, Eisenhower le pidió a Batista que abandonara la isla y le prometió una residencia en Daytona Beach. Quedó como presidente Urrutia durante los primeros seis meses y los cubanos le llamaban cuchara, pues ni cortaba ni picaba. Factualmente el que gobernaba desde su llegada era Fidel Castro y por ello a los seis meses echó a Urrutia del gobierno.
 
    Con anterioridad ya se había producido el ataque al Cuartel Moncada por los guerrilleros al mando de Fidel Castro en Santiago de Cuba. Allí asesinaron a algunos jóvenes militares cuando se estaban bañando. Los guerrilleros perdieron la batalla con los militares y los pusieron presos con Fidel incluido. Pero entonces el Arzobispo de Santiago de Cuba monseñor Pérez Serante le pidió a Batista que los liberara y Batista cumplió.
 
    Desde su llegada al gobierno Fidel Castro comenzó la nacionalización de la tierra, razón por la cual tuvo una discrepancia con su colaborador Huber Matos, en aquel momento gobernador de la provincia de Camagüey. Fidel mandó entonces  a Camilo Cienfuegos, otra de las figuras fulgurantes de la revolución, a Camagüey para que hablara y lo convenciera a Matos. El resultado del encuentro fue distinto y Camilo llamó a Fidel dándole la razón a Matos. Entonces en su vuelo de regreso a la Habana cayó su avión, nadie sabe por qué, y murió Cienfuegos. Asimismo cerró todos los colegios católicos y expulsó a todos los curas extranjeros, cuya mayoría eran españoles. Por supuesto eliminó la libertad de prensa y comenzó la represión a todo el que manifestaba su oposición
 
    Dicen que al principio Fidel no se manifestó comunista y que quería un acuerdo con Estados Unidos. Yo por el contrario recuerdo su primer discurso a su llegada a La Habana en el cual dijo: “Nosotros no estamos aquí por el Pentágono, sino en contra del Pentágono”. Ahí me di cuenta de lo que acontecería con la economía cubana, que dependía de la relación con Estados Unidos, y así ocurrió. Comenzó entonces la nacionalización de las propiedades de los cubanos y de los americanos sin compensación alguna. Se estima que el valor de las propiedades americanas era de u$s 7.000 millones, que hoy alcanzarían a más de u$s 80.000 millones. Igualmente expulsó al embajador americano, y la consecuencia fue la imposición del embargo que hoy la izquierda denomina falazmente como bloqueo y se pretende falsamente encontrar en el mismo la causa de la pobreza en Cuba.
 
    Fue entonces como consecuencia de la realidad que se estaba viviendo en Cuba que se proyectó la invasión de Bahía de Cochinos, inicialmente en acuerdo con el entonces presidente Kennedy. Así los americanos habían prometido darles apoyo aéreo a los cubanos disidentes en ese proyecto. Lamentablemente Kennedy finalmente aceptó la propuesta de Adlai Stevenson de que Estados Unidos no participara de la invasión a Cuba. Por tanto no les dieron el apoyo aéreo prometido y la consecuencia fue la derrota de los cubanos a los cuales mataron o pusieron presos a perpetuidad. Seguidamente en 1962 se produjo la llamada crisis de los misiles. Los rusos habían decidido mandar misiles a Cuba, lo cual Kennedy consideró una amenaza bélica, por más que en aquel entonces el poder militar americano superaba grandemente al ruso.  Entonces le propuso a Kruhchev que sacara los misiles y Estados Unidos, que no permitiría ningún ataque a Cuba y tampoco que los cubanos se escaparan a Estados Unidos. Cuba así pasó a la órbita soviética. También Kennedy se obligó a quitar los misiles colocados en Turquía en defensa de Occidente.
 
     Desde la llegada de Castro falta la libertad en Cuba y se generó la pobreza de los cubanos en tanto que Fidel dispone de un patrimonio de más de u$s 600 millones. Como bien señala punto por punto en un artículo Gloria Álvarez, Cuba en 1959 era el primer país de America Latina. Tenía ventaja telefónica, radial, televisiva, médica, el analfabetismo era menor y se había adelantado en la tenencia de ferrocarriles. Hoy es más pobre que Haití, y todavía aparece ante el mundo que fue el embargo el causante de la pobreza en Cuba. Por ello en alguna oportunidad me opuse públicamente al embargo, porque aparecía ante el mundo como la causa de la pobreza, y de hecho era la justificación y la excusa de Fidel Castro por los desastres que había hecho. El embargo sólo impedía comerciar con los EEUU, pero no con el resto del mundo. De haber habido un bloqueo, Castro hubiera caído en cuestión de meses.
 
     Si bien no puedo dejar de reconocer los daños que le ha hecho Castro a Cuba, su muerte en sí no significa un cambio del sistema totalitario que rige en Cuba, ahora bajo las órdenes de Raúl. No obstante el acuerdo con Obama en Cuba no hay libertad y los cubanos no tienen derechos. Ahora se ha hecho una manifestación por la muerte de Fidel a la que aparente está habiendo una gran concurrencia. Pero tengo entendido que más allá de que en la misma haya partidarios de Fidel, la concurrencia a la manifestación es obligatoria y se penaliza a los que no van.
 
    Cuando digo que la muerte de Fidel me causa tristeza no es por el hecho en sí, sino por la evidente confusión que existe al respecto en el mundo. El mundo manda condolencias a Raúl y una parte de los presidentes de América Latina o sus cancilleres van a concurrir a Cuba. Ortega de Nicaragua, Maduro de Venezuela, Bachelet de Chile y parece que Santos no sabe. Macri no va pero va nuestra Ministro. La tristeza me ahoga “en este mundo traidor en que nada es verdad ni es mentira y todo es según el color del cristal con que se mira”. Y evidentemente se mira en rojo, y ello me preocupa pues ya debiéramos saber los resultados.
     
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | CUPOS LIMITADOS! Nicolás Márquez presenta su obra sobre el CHE GUEVARA ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: