El fin de Fernández y el futuro de Cambiemos
Carlos Mira
Periodista. Abogado. Galardonado con el Premio a la Libertad, otorgado por Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


Varios analistas daban anoche por terminado el ciclo político de Cristina Fernández. Después de la lamentable presentación de su “Unidad Ciudadana” -que acompañó con una proclama tuitera que raya el borde del golpismo- la jeja de la banda delictiva que saqueó al país durante 12 años entró en una especie de limbo fanático, imbuida de resentimiento y sed de venganza.

No dudó en dividir al peronismo ni tampoco en unirse a la escoria más baja de la política para vomitar una bilis llena de rencor y odio en una descripción del país tan irreal como la irrealidad que tiño todo su gobierno y, por qué no, toda su vida.
Cristina Fernández es una mentira. Toda ella lo es y siempre lo fue. Desde su adolescencia en donde quería aparentar lo que ni era ni tenía, hasta ahora en que insiste en presentarse como una líder cuando solo apela a la compañía de lo más radicalizado y repelente de la política nacional. Fernández no está preparada, es profundamente inculta, no tiene lecturas respaldatorias, no se cultivó: solo la impulsa su tirria. No tiene tacto, ni roce internacional, ignora olímpicamente las reglas del recato y es dueña de un marcado mal gusto del que hace gala en sus dichos y en sus carísimas vestimentas.

Esta caricatura cree que puede volver al poder. Presentando un “frente” antirepublicano, prochavista, aspira a retornar al mando absoluto. Ha perdido de tal manera el sentido de las proporciones que no se da cuenta que su reloj político murió.
El gobierno por su parte, festeja su mera presencia. Se regodea con saber que enfrente suyo tiene esa especie de esperpento que mezcla una política dictatorial con unas ideas económicas del paleozoico y unas maneras propias del bajo fondo.

Pero el presidente y sus gurúes se equivocan si creen que eso en bueno. Quizás lo sea electoralmente para ellos, pero para el país es lamentable. Cristina Fernández debería estar entre rejas, como lo están otras personas por una décima parte de lo que hizo ella. ¿Cómo puede ser que la jefa de la banda -como está probado en la Justicia- este libre mientras alguno de sus esbirros están detenidos?

La sola presencia de Cristina Fernández en el horizonte político argentino es una mácula que impedirá, mientras exista, la recuperación económica. Si para ella se precisan desesperadamente inversiones, pues resultará muy difícil que esos flujos de dinero lleguen con semejante amenaza.
Por eso el gobierno debería revisar su estrategia y agregarle al marketing político algo de sentido común.

Las fuerzas que critican con dureza a Fernández y que todos los días hacen presentaciones con nuevas denuncias sobre sus crímenes pueden posicionarse delante del gobierno y usufructuar ese balance entre las críticas y las pruebas demoledoras contra el kirchnerismo, por un lado, y sus reparos contra un gobierno al que reconocen como legítimo y decente pero al que no le rescatan un solo logro económico.

El carácter legislativo de las elecciones que vienen (que dicho sea de paso serán precedidas por unas primarias completamente inútiles, que parecen una cargada al pueblo y que implicarán un gasto igual a todo el presupuesto anual del Hospital Garrahan, el centro de pediatría más completo de Sudamérica, 2.8 miles de millones de pesos) pueden tener en la ciudadanía un efecto liberador. Recientemente el impresentable pero siempre ocurrente Luis Barrionuevo dijo que estas elecciones “no son por plata” (dando a entender que no se juega la presidencia) con lo que los “apostadores pueden sentirse tentados a arriesgar su voto un poco más.

Eso debería ser tenido en cuenta por los capitostes comandados por las huestes de Durán Barba. Es verdad que las encuestas son cada vez menos confiables y que en la era de las redes y las aplicaciones móviles las voluntades ciudadanas se han vuelto tan cambiantes con los dispositivos en que se cargan las plataformas de Internet.

Pero es cierto que la luz, al final de las vicisitudes económicas, no se ve y que si bien es cierto la proclama de Fernández es falsa, hay una notoria lentitud en la recuperación.
¿Tendrá valor eso en una elección de medio término? En lo personal creo que sí. No hay que olvidar que el presidente fue electo en segunda vuelta con votos prestados, asqueados de la pantomima cristinista. Allí las fuerzas que unieron a Massa y Stolbizer pueden pescar desencantados.

Entre la espada de la ley que la persigue noche y día y el aquelarre electoral que la llevó a unirse a la escoria de la política, Fernández camino las últimas baldosas de su vida política, tal como se la conoció hasta ahora. La pintura del país que ella describe no alcanza a ser compartida por un tercio de la población y, quienes la comparten, están amontonados en los cordones de pobreza que ella misma profundizó en el conurbano bonaerense. El país se dirigía a ser, en toda su geografía, un gran conurbano bonaerense si el kirchnerismo seguía en el poder. Porque es en esas miserias donde se nutre su discurso de resentimiento y rencor. Pero los dos tercios restantes pueden darle al gobierno la gloria o Devoto. Y apostar todo a conquistar esas mentes sensatas por el solo camino de ponerse en la vereda de enfrente de quien simboliza lo peor de la política no es una táctica ni segura, ni recomendable ni mucho menos excluyente.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


04/07 | J. Castro, P. Albanese y J. Raventos ¨Conurbano bonaerense: desafío central de la política argentina
07/07 | Claves-UCEMA: Tendencias en la Tercerización de Personal
10/07 | Ottawa, Canadá: Freedom Week - Fecha límite para postular: Marzo 31
19/07 | Las Vegas: 10th Anniversary Celebration of Freedom Fest
23/07 | Mises University 2017
21/09 | ESEADE: Programa de Actualización en Ciencia Política y Políticas Públicas
06/10 | Mises Institute: 35th Anniversary in New York City
07/11 | New York City: Liberty Forum and Freedom Dinner 2017


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: