Venezuela y las próximas elecciones
Carlos Mira
Periodista. Abogado. Galardonado con el Premio a la Libertad, otorgado por Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


La sociedad argentina no debería pasar por alto en las elecciones que vienen lo que está ocurriendo en Venezuela en donde ayer, despojándose ya de toda careta de disimulo, Maduro dijo que lo que no lograran con los votos lo harían con las armas.
 
Porque efectivamente es esa la naturaleza de estos regímenes a los que la Argentina se dirigía en manos de la señora Fernández y sus secuaces de La Cámpora: a la toma y permanencia en el poder por el uso de las armas, que es la única legitimidad que conciben.

A estos personajes la democracia siempre les resultó urticante y una expresión de la burguesía. Ellos quieren matar, bañar en sangre, destruir a lo que etiquetan como el enemigo. No tienen ninguna intención de respetar la voluntad popular.
 
Sólo la usan como una máscara cuando sus ardides calan en los pueblos y momentáneamente –aunque sea- consiguen el refrendo de las urnas: allí si preparan todos los adornos del disfraz para decir que no solo son la expresión de quienes los votaron sino que son la encarnación misma de la Patria y del pueblo.


Es exactamente lo mismo que lo que el kirchnerismo intentó aquí, que estuvo a punto de lograr y a lo que aún no ha renunciado. No tengo dudas de que la opción armada figura entre sus opciones, como claramente se observa ahora en Venezuela en donde la militarización del gobierno comenzó el mismo día en que Chávez asumió la presidencia hace 18 años.

Todo ha sido moral y físicamente destruido en ese país bajo el insultante nombre de “revolución bolivariana”. Si Simón Bolívar se levantara de su tumba caería víctima de un síncope inmediato al ver como su nombre se usó para instalar un régimen de yugo y de supresión de libertades, algo que contradice aquello a lo que el prócer dedicó su vida entera.
 
La Argentina, al margen de que debería hacer más desde su gobierno, para concentrar esfuerzo mundial en acabar con ese sufrimiento venezolano, no debería tomar lo que está sucediendo allí a la ligera.

El pueblo argentino debe ser consciente que ese horizonte de resentimiento, crimen, robo, muerte, miseria y corrupción era el escenario al que se dirigía el país en manos de la banda delictiva (como lo demostró la Justicia) que gobernó al país entre 2003 y 2015.
 
Venezuela debería actuar como un reflejo vivo de nuestra conciencia cuando vayamos a votar. Saber que estuvimos a nada de meternos en esa vía que nos iba a dirigir al mismo lugar al que los dirigió a los pobres venezolanos.
 
El discurso lleno de rabia y resentimiento no debe enceguecer a quienes no están pasando un buen momento. Esa sed de rabia es explotada inteligentemente por estos enfermos del poder que la utilizan para sus propios fines, para enriquecerse y para convertirse en lo que siempre han sido: dictadores que no transan con las reglas del Estado de Derecho.


Quienes, entre nosotros, duden de ese horizonte no tienen más que ver la Provincia de Santa Cruz, un territorio que de no haber sido por la plaga kirchnerista debería ser de los más ricos del país y que, sin embargo, está sumido en un caos, sin clases, son miedo, con el Estado quebrado y con una población pobre que no vive como se merece.
 
Por eso el voto de octubre debe ser un voto que recuerde todo eso, que haga memoria sobre las monumentales estafas a que ha sido sometido el pueblo, empezando, claro está, por los que tienen menos.

Quienes crean que Fernández les “regaló” algo deberían pensar lo caro que resultaron esos regalos y quienes tienen plena conciencia de que aquello fue la tortura más siniestra que el país haya conocido desde 1810, deberían pensar muy bien cómo dirigen su voto.
 
El gobierno ha especulado con la división del peronismo creyendo que la irritante figura de Fernández metida entre los candidatos lo favorece estratégicamente. Puede ser. Pero también es cierto que el fuerte sentimiento antikirchnerista que hay en el país, también aparece dividido entre opciones que, por supuesto, incluyen a los candidatos del gobierno pero que no se limitan a ellos. El cristinismo puede dividir al peronismo, pero el anticristinismo tampoco está unido.



Resulta obvio a esta altura que Cambiemos ha cometido errores que han lentificado una eventual recuperación. Pero, ¿qué hubiera ocurrido si el escenario político hubiera sido otro?
 
De nuevo, Venezuela debe ser una alarma constante en la parte de atrás de nuestro cerebro. Como una campanilla molesta pero salvadora nos debe rememorar no solo lo que podríamos haber sido sino lo que podemos ser. Ese germen debe ser eliminado de la faz de la tierra argentina. Y el pueblo tiene en sus manos la posibilidad de una fumigación completa y definitiva.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


23/11 | Eloy Soneyra presenta ¨Haz bien y no miren a quien¨
27/11 | Nicolás Márquez presenta Che Guevara ¨La máquina de matar¨
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: