Presidente Macri: ¿Administrador o conductor?
Diana Ferraro
Escritora


La razón por la cual el peronismo—por más corrupción, desacierto o ignorancia que haya en cualquiera de sus gobiernos—suele terminar sus mandatos, es porque tiene claro un tema que los demás partidos, basados en y con estructuras de partidos tradicionales, ni consideran: la conducción política.

El peronismo, hijo de un militar que se preciaba de saber poco de política pero todo de conducción, podrá fallar en muchas cosas, pero difícilmente falle en la conciencia de la relación entre líder y liderados, y de que en la Argentina, toda la comunidad tiene siempre una expectativa de ser liderada hacia alguna parte, y que el conductor nominado para ese cargo es, invariablemente, el o la Presidente.

Poco importa que muchísimos pensadores rechacen la idea misma de líder, o que casi todos abjuremos de las deformaciones de los muchos liderazgos que han resultado fatales en el mundo, y que muchos de los populismos más despreciables se originen justamente en un exceso de liderazgo que termina en dictadura.

La realidad es que, cuando hay un proceso colectivo de cambio—como el que atraviesa hoy la Argentina—hay que conducir ese cambio, y conducir significa contar un conductor confiable y legítimo, emergido desde los mismo potenciales  conducidos. El conductor debería ser hoy el Presidente elegido Mauricio Macri, con su poder reafirmado además en las elecciones legislativas de octubre de este año. Sin embargo, el Presidente insiste en presentarse como un administrador o un gestor, antes que como un conductor.

Los episodios recientes de violencia surgidos con el pretexto de una ley insuficientemente explicada y discutida y el desánimo general frente a este escenario no tienen otra explicación que la escasa vocación del Presidente Macri para una conducción masiva.

Tiene un excelente entrenamiento empresarial como conductor de equipos profesionales, pero aún no ha descubierto su veta de conducción de masas. Por personalidad y temperamento no tiene aquello que el General Perón llamaba “el óleo de Samuel”, el don nato y carismático para empatizar con multitudes. Pero la conducción de masas es también una técnica que se aprende, y una técnica imprescindible en un país convertido en una masa enemistada consigo misma, fanatizada y violenta, interior o exteriormente.

En su programa de cambio, el Presidente Macri se ha aferrado a la idea de que con el buen rumbo, la buena gestión y la consolidación gradual de esta buena gestión, el cambio económico y la revigorización de las instituciones republicanas están asegurados. Hasta ahora, no parece ser así. Por más que las encuestas continúen favorables—en un voto de confianza que el honesto y valioso proyecto presidencial por cierto merece—se percibe, cada vez con mayor claridad, un vacío. No es un vacío de poder. Es un vacío de conducción. Un vacío de ausencia.

Un presidente que no está allí donde se espera que un presidente esté, en ese espacio invisible entre la realidad y el proyecto, allí donde hay que explicar, acompañar, crear identidad e identificación con el rumbo y el proyecto, allí, en fin, donde se encuentran el conductor y los conducidos.

Es en ese vacío que se instala el desorden de una cámara legislativa, es en ese vacío que los familiares de las víctimas del ARA San Juan se desesperan, es en ese vacío que unos pocos aprovechan para incendiar y destruir el centro de la ciudad. Es en ese vacío donde uno querría que (además de la voluntariosa conductora no oficial Elisa Carrió que intenta conducir pero no puede ni debe), el Presidente y su equipo de gobierno más cercano aprendieran algunas de las buenas lecciones del peronismo. Para que dure, para que lleve a cabo su proyecto con éxito y acompañamiento, para que la Argentina entera marche, unida en la aceptación o en el disenso, por el camino elegido por el voto popular.

La conducción política no es pasiva: es una actividad de tiempo completo. Tan demandante como la gestión y, aunque a muchos todavía no les parezca así, justamente la única garante posible del éxito de una gestión. Y más aún, en una gestión tan compleja como la actual, con tanto cambio pendiente.

Hace dos años, los argentinos dijimos que sí al cambio, y esa tarea de conducción se cumplió acertadamente porque el cambio no era sólo el deseo de un pequeño grupo de políticos visionarios, sino el deseo profundo de la gran mayoría. Desde entonces, sin embargo, el cambio anda solito por su camino y los argentinos no somos invitados a participar activamente en la realización de ese cambio y hasta dudamos, a veces, de si éste era el cambio que queríamos. Por eso el desánimo, cuando no el enojo e incluso la violencia, expresada o silenciosa.

Y el peronismo, que tampoco lidera y menos aún tendría hoy idea de hacia dónde liderar después de su reciente exitoso liderazgo al barranco, parece ser, en estos días de furia, el que está liderando, creando una confusión aún más atroz. En el vacío, cualquier espejismo es posible.

¡Conducción, Presidente Macri, conducción!
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
15/02 | 9º Concurso Jóvenes ¨Caminos de la Libertad¨
15/02 | Postulate HOY!!! Programa de Jóvenes Investigadores y Comunicadores Sociales 2018
15/03 | Concurso de fotos ¨La Rebelión de Atlas en Argentina¨
13/04 | Institute of Humane Studies: The Foundations of Liberty and Society: Spontaneous Orders
24/05 | Foundation for Economic Education: The Morality of Capitalism at Clemson, SC
25/06 | Foundation for Economic Education: Economics in the Real World, San Antonio Texas
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
15/07 | 13er Concurso de ensayo ¨Caminos de la Libertad¨


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: