China, Argentina y las centrales nucleares: Dudas y posibilidades
Julio Cirino
Director de GeoEconomicsGPS.



Un excelente artículo firmado por el periodista Martín Dinatale aparecido ayer en Buenos Aires, en el diario INFOBAE [1]  me dejó pensando respecto de la conveniencia de hacer una análisis que sumara a su perspectiva, y dejara sobre la mesa algunos de los interrogantes que plantean los proyectos nucleares con la República Popular China.


[1]https://www.infobae.com/politica/2018/02/19/peleas-politicas-demoras-y-mucho-malestar-entretelones-de-la-puja-entre-china-y-argentina-por-una-central-nuclear/
Obviamente que el tema tiene un importante aspecto político, pero también lo tiene técnico, la primera condición es que las centrales nucleares produzcan la energía prometida; que no signifiquen peligro para la población y que los costos de su construcción y el costo por KW no sean estratosféricos.

La historia arranca allá por febrero de 2015 cuando la visita de la entonces presidente Cristina Kirchner a China, allí se acordó la formación de una Asociación Estratégica Integral entre ambos países y firmaron 15 convenios que abarcan diversas áreas y que, en algunos casos, repiten acuerdos firmados anteriormente.

“…En el marco de la Declaración Conjunta-firmada por los presidentes de la República Argentina y la República Popular China sobre el establecimiento de una Asociación Estratégica Integral, se firmaron dos convenios sobre cooperación e implementación para la construcción de la cuarta central nuclear argentina. Esta planta utilizará un reactor de tipo Candu, de uranio natural y agua pesada, similar al de la Central Nuclear Embalse.

De acuerdo a lo negociado durante la administración Kirchnerista, la central tendría una potencia de aproximadamente 800 megavatios.(…) En el marco de los acuerdos firmados, el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) va a proveer financiamiento de exportación para el 85 por ciento del monto de las provisiones de ese origen. Además, asume el compromiso de otorgar préstamos destinados a financiar el 85 por ciento de las obras y suministros locales. Estos créditos se instrumentarán con tasas de interés preferenciales a un plazo de veinte años, con un período de gracia equivalente al período de construcción.

Por su parte, la Corporación Nacional Nuclear de China (CNNC), que también opera centrales Candu, va a proveer al Proyecto Nacional equipos, componentes y servicios que resulte necesario importar, además de materiales que requiera la industria argentina para fabricar localmente componentes destinados al proyecto. El monto total del Proyecto Nacional se estima en 2000 millones de dólares en suministros del exterior, más 32.000 millones de pesos de obras y suministros locales. El plazo de construcción es de ocho años…” [1]

En noviembre de 2015, un mes antes del cambio de gobierno, las autoridades argentinas y chinas avanzaron en la materialización de acuerdos con vistas a la construcción de la cuarta y quinta central nuclear.

Los respectivos contratos fueron firmados en el marco de la Cumbre del G20 que se desarrolló en Antalya, Turquía, en un encuentro que contó con la presencia del ministro de Planificación Federal, Julio de Vido; el titular del Palacio de Hacienda, Axel Kicillof; y el canciller Héctor Timerman.

Según  el entonces Ministro  del gobierno de Cristina Kirchner, Julio de Vido, en declaraciones hechas a la agencia de noticias Telam: "…Es una obra del orden de los USD 6.000 millones (Atucha III), de los cuales China va a aportar el 85% del financiamiento, con una tasa bajísima del 6,5% anual, y un plazo de gracia de 8 años para comenzar a pagar…” [2]

En cuanto a la central Atucha IV, se contemplaba una inversión de U$S 8.000 millones con una tasa de interés del 4,2%

Sin embargo, lo acordado por la ex presidente traía un inconveniente:

El paquete que cerró Cristina de Kirchner con Xi Jinping y que el presidente chino defendió personalmente en Pekín implica que si se cae una obra acordada con ese país, se caen todas.

Esa es la amenaza que implica la notificación a la Argentina: si tocan las condiciones de las represas en el sur, aplicamos cross default al Belgrano Cargas.

Eso es lo que obligó al Gobierno a ir casi al pie a la reunión con Xi Jinping en Washington y negociar algunos puntos de los acuerdos ya que el núcleo de los convenios no puede ser renegociado[3]

 
LAS CENTRALES
 
China acordó financiar y construir dos plantas de energía nuclear en Argentina mediante un convenio que le servirá para mostrar al mundo su tecnología. El valor rondaría los U$S 15.000 millones.

El país cuenta ya con tres centrales nucleares Atucha I, Atucha II y Embalse, esta última fue modernizada recientemente. A estas se sumarán Atucha III y IV

Estos acuerdos llegaron cuando Argentina tenía bloqueados los mercados de crédito internacionales.

La primera planta a construirse   usará tecnología canadiense CANDU, que utiliza agua pesada mientras que la segunda utilizará el reactor chino Hualong One a base de uranio enriquecido y agua ( China posee el 100% de los derechos de propiedad intelectual). Este sistema China lo está construyendo en su territorio, pero a la vez está tratando de venderlo en Gran Bretaña que es conocida por tener controles de seguridad muy estrictos y que ya ha dicho que la verificación de los mismos para este sistema le llevará aproximadamente cinco años.

Argentina serviría de “piloto de prueba” para vender el sistema Hualong One en el mundo, si bien China ha firmado ya acuerdos con Rumania, Arabia Saudita, Kenia y Sudán para la venta de este tipo de reactores

En nuestro país serán construidos por la estatal china National Nuclear Corp (CNNC) en cooperación con la estatal argentina Nucleoeléctrica, con financiamiento de bancos chinos. La primera, Atucha III se esperaba que comenzara a construirse en el primer trimestre de 2017 y la segunda, Atucha IV para el 2019 lo que evidentemente esta demorado.

Ambos proyectos plantean interrogantes.

En el caso de la central CANDU (Canada Deuterium Uranium CANDU) sucede que el proveedor originario de la tecnología, ATOMIC ENERGY OF CANADA LTS (AECL) vendió en 2011 su división de reactores a SNC LAVALIN, una subsidiaria de CANDU ENERGY con el gobierno  de Canadá reteniendo la propiedad intelectual.

Las centrales CANDU cuentan con una tecnología propia de los años 70/80  por más que se piensa en hacerle algunas actualizaciones pero dado que AECL no estaría a cargo de la construcción-actualización sería difícil obtener lo que técnicamente se denomina  “autoridad de diseño” que es quien en definitiva se hace cargo obviamente del diseño pero además de que este funcione como es debido.

Esto plantea un problema que, a comienzos de 2018 parece complicar las cosas.         Como si esto fuera poco, la central que teóricamente se construiría, tendría una potencia aproximada de 700 MW y un costo que superaría los 6.000 millones de dólares, el 85 % de los cuales se obtendrán por medio de créditos chinos, a una tasa que estaría en el 6,50% y con 8 años de plazo; tiempo que sería insuficiente para que la central estuviera funcionando. No son pocos los especialistas en reactores en el país que expresaron privadamente sus dudas respecto que la central llegue a ser construida, sin embargo Argentina ya incurrió en el endeudamiento con China, lo que tendría un costo político muy elevado, a más del costo económico, si la central quedará en un proceso de “construcción eterna” sin llegar a finalizarse...

En el caso de la segunda central, la construida con tecnología HUA LONG, casi enteramente china, presenta algunas ventajas y diversos riesgos. Las ventajas serían que la central podría proporcionar hasta 1.100 MW de potencia, el costo sería de unos 7.000 millones de dólares y el plazo de gracia será de 7 años con una tasa de interés del 4.2 %.

Si analizamos un minuto el panorama, notamos que la central CANDU, que teóricamente se podría construir nos estaría brindando energía  a un  costo de unos 150U$s el MW, mientras que la central Hua Long lo haría a unos 70 U$s por MW.

Queda flotando en el aire la pregunta obvia, por qué Argentina querría construir una central CANDU con una tecnología obsoleta, la respuesta podría ser por la participación de tecnología nativa, sin embargo esto parece insuficiente frente a los costos en los que se incurrirá y a la posibilidad cierta que la obra nunca pueda llegar a ponerse operativa por los inconvenientes técnicos que serían de dificil superación.

Toda la negociación vinculada a esta central se llevó a cabo durante la administración Kichner con la dirección del Ministro De Vido. El banco a cargo del financiamiento sería el ICBC de China, también llegado a la Argentina durante la administración Kirchner.

El caso de las centrales Hua Long es diferente, China, como señalamos está intentando ingresar al mercado de las centrales nucleares y quiere hacerlo con una tecnología de desarrollo chino (si bien en ella existen huellas de otras tecnologías, más o menos disimuladas para evitar problemas con los poseedores de las patentes)

En pro de obtener este objetivo es que somete el diseño de las centrales Hua Long a la homologación de la autoridad británica en el tema, conocida por ser una de las más estrictas del planeta, el problema es que los británicos ya anunciaron que el análisis y los cuestionarios técnicos no demorarían menos de 5 años en ser satisfechos, y si lo fueran en plenitud entonces y solo entonces los británicos aprobarían estas centrales para su uso en la isla.

Sin embargo al menos en la teoría para ese entonces la central que se construiría en Argentina ya estaría funcionando o casi lista para funcionar, con lo cual el país sería un verdadero “conejillo de indias” para hacer pruebas de las cuales los diseñadores chinos sacarían experiencia para las próximas centrales, para el país parece cuanto menos un tema riesgoso, por más que los comentarios de los primeros análisis de esta tecnología son prometedores, pero considerando que literalmente estamos hablando de “prototipos” se debería analizar el tema cuidadosamente.
 



[1] http://www.cnea.gov.ar/notinuc/descripcion-noticia-ppal?nid=344

[2]http://www.infobae.com/2015/11/15/1769873-argentina-y-china-acordaron-construir-dos-centrales-nucleares/

[3] http://www.ambito.com/833726-la-argentina-acordo-con-china-ante-amenaza-de-cross-default
 

Últimos 5 Artículos del Autor
Tradicionalmente hemos entendido a la geop...
[Ver mas artículos del autor]