¿Qué nos dice la crisis de la deuda sobre el liderazgo de Obama?
Alvaro Vargas Llosa
Director del Center for Global Prosperity, Independent Institute. Miembro del Consejo Internacional de Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


No es dificil entender el drama que ha protagonizado -y volverá a protagonizar pronto- la política estadounidense sin tener en cuenta que los fundadores de este país organizaron el gobierno para exigir del Presidente y el Congreso un esfuerzo constante de inteligencia. Inteligencia: capacidad intelectual para comprender y habilidad para entablar tratos discretos, pero eficaces.

Por eso, aunque suena un poco plúmbeo, la medida del liderazgo de un mandatario norteamericano la da, en parte, su capacidad para comprender lo que exige el momento de acuerdo con una visión de largo plazo y su habilidad para lograr acuerdos legislativos que institucionalicen esa exigencia y esa visión. La zozobra que ha vivido Washington en estas semanas y que ya había experimentado en 2011, sugiere que el Presidente Obama tiene mucho menos liderazgo en este campo que en otros.

La responsabilidad de ello está, desde luego, bastante repartida. A Obama, que heredó la crisis, le ha tocado lidiar con un Partido Republicano donde un ala radical juega un papel clave, en el contexto de una lucha ideológica que hace imposible el consenso en las grandes cuestiones. Por ejemplo, en materia de déficit y deuda públicas, las materias que han estado en el centro de la disputa entre Obama y los republicanos. Precisamente, porque ese es el ambiente en el que Obama tiene que ejercer su liderazgo, el acuerdo logrado el miércoles a último minuto apenas posterga la solución, pues el gobierno sólo tendrá financiación hasta enero y la deuda sólo tendrá margen de aumento hasta febrero.

Ahora bien: hecha la salvedad en beneficio del presidente, admite poca duda que su liderazgo está lejos de ser el adecuado para este momento histórico. Precisamente, porque no parece comprender lo que está en juego, que es a su vez lo que explica la radicalización y hasta fanatización de un sector de los republicanos, y mucho menos estar en capacidad de lograr acuerdos que permitan atacar la nuez del problema.

Muchos presidentes gobernaron con congresos en los que una o dos cámaras estaban en manos del adversario. Eisenhower, uno de los mejores si no el mejor de la segunda mitad del siglo XX, gobernó la mayor parte de sus dos períodos en los años 50 con un Congreso adverso. Pero fue capaz de entender lo que el momento exigía de él y supo cómo organizar la relación con el adversario para lograr acuerdos duraderos. ¿El resultado? Corrigió los serios problemas fiscales que el Estado venía arrastrando y dio un marco estable que disparó la economía. Tuvo la inteligencia de saber que, al comienzo, no era posible reducir los impuestos, como se lo pedía su partido, porque las cuentas se desquiciarían del todo y que la prioridad era reducir el gasto, de manera que sólo una vez que se lograse el equilibrio se procediera a disminuir la carga tributaria. Un perfecto ejemplo de cómo entendió el momento histórico.

El caso de Obama es distinto. El tenía en mente desde el comienzo la reforma sanitaria, una vieja aspiración demócrata, como lo era para los republicanos bajar los impuestos en tiempos de Eisenhower. Pero el momento histórico de Obama era el de unas finanzas del Estado que pasaban -y pasan- por su peor situación en varias generaciones. Por tanto, dar prioridad absoluta a esa reforma inmediatamente después de aprobar el paquete de estímulo fiscal de más de 800 mil millones de dólares al inicio de su gobierno era no entender lo que estaba en juego. Era no darse cuenta de que había una prioridad financiera y no entender que la alarma social y política que esa crisis estaba generando había empezado a revolucionar al Partido Republicano, alimentando al sector radical conocido como “Tea Party”.

No era un asunto académico: apenas dos años después de subir Obama al poder, los republicanos tomaron el control de la Cámara de Representantes. El mensaje era doble: de un lado, los votantes le decían a Obama que tenían mucho miedo del posible agravamiento del problema financiero si llevaba adelante su agenda reformista sin contrapesos; del otro, le anunciaban al país que había cabida para un amplio sector de “fundamentalistas” republicanos dispuestos a dar guerra para volver a ciertos principios de gobierno.

Cuando eso ocurrió, Obama no tenía buenos contactos con el Congreso. A pesar de haber sido senador, había preferido como presidente no negociar directamente y delegar esa función en su entonces jefe de la Casa Blanca, Rham Emanuel. De tanto en tanto, el Vicepresidente Biden había jugado un rol también. Pensando que el ala radical de los republicanos convenía a sus planes porque asustaría a la mayoría centrista, Obama menospreció a la oposición. Era sólo cuestión de tiempo para que el Partido Republicano implosionara.

Pero resulta que en 2011 la deuda tocó su techo y que no había un presupuesto aprobado. Tampoco lo había habido antes, pero eso no había supuesto una crisis política porque se aprobaban “resoluciones de continuidad” de corto plazo y no existía riesgo de suspensión de pagos. Cuando en 2011 los republicanos pusieron como condición reducir el déficit en serio a cambio de elevar el techo de la deuda, Obama hizo una maniobra hábil que, sin embargo, puso otra vez en evidencia que no entendía bien lo que exigía el momento. Aceptó un recorte de un billón de dólares (en inglés) por los próximos 10 años y fijó un recorte adicional de 1,2 billones por la próxima década, que se aplicaría de forma automática si no había acuerdo alternativo. La trampa estaba en que la mitad de ese segundo recorte afectaba a la Defensa, que es, o que Obama creía que era, sacrosanta para los republicanos. Y, sin embargo, se equivocó: los republicanos aceptaron ese recorte que afectaba a la Defensa.

¿Por qué es esto importante? Porque fue un acuerdo que no resolvía el problema de fondo (sólo desaceleraba el ritmo de aumento del gasto en vez de reducirlo) y por tanto garantizaba que poco después de volviera a plantear el riesgo de suspensión de pagos. Obama no había sabido comprender que la radicalización de los republicanos era tan genuina que estaban dispuestos a sacrificar la Defensa para atacar el descomunal agujero financiero del Estado. No es un asunto menor: históricamente, hay presidentes republicanos que incurrieron en un serio desequilibrio fiscal por disparar el gasto en Defensa. El mejor ejemplo es Ronald Reagan, que bajó los impuestos pero subió el gasto militar, provocando con ello un déficit que, como proporción del tamaño de la economía, promedió 4.2 por ciento.

Bill Clinton es un buen parámetro para juzgar el liderazgo de Obama en política doméstica. Le tocó, como a Obama, perder el control del Congreso a los dos años de asumir el mando. También quería una reforma sanitaria (puso a cargo de ella a su propia esposa, Hillary). Pero supo leer el momento histórico cuando, a los dos años, Newt Gingrich y su ejército republicano tomaron el poder en el Congreso, ofreciendo al electorado una reforma conservadora. El aumento del gasto con Reagan y la subida de impuestos con Bush padre, así como la recesión heredada por Clinton, habían provocado una reacción en la base conservadora contra el exceso de Estado. Nada anormal en la historia de Estados Unidos, país fundado sobre la idea del “gobierno limitado”. Clinton, mucho más hábil que Gingrich, cuadró las cuentas y hasta se dio el lujo de hacer una reforma del asistencialismo con un sesgo de centroderecha. Le robó, pues, a su adversario las banderas, negociando estrechamente con él. Pero al mismo tiempo, lo fue dejando sin piso y haciéndolo parecer un radical sin causa justificatoria. Clinton entendió que todo esto exigía sacrificar prioridades porque el momento histórico no estaba para ellas. De allí que la reforma sanitaria fuera cancelada. Y eso que la situación financiera del Estado no era lo grave que es hoy.

Da una idea de cómo Obama equivocó la prioridad cuando hizo aprobar la reforma sanitaria al inicio del gobierno, en medio de una hecatombe financiera y económica, el hecho de que la sacara adelante sin un solo voto republicano. Históricamente, las grandes reformas demócratas contaron con apoyo republicano. La Seguridad Social, por ejemplo, nació en 1935 con una ley propuesta por Roosevelt, el legendario demócrata, que logró el voto favorable de 80 republicanos en la Cámara de Representantes.

También es cierto lo contrario: los republicanos contaron con apoyos demócratas para sus reformas en el pasado. Por ejemplo, Ronald Reagan obtuvo el voto de muchos representantes de la oposición cuando el Congreso aprobó su presupuesto en 1981 y redujo los impuestos.

En muchos de estos casos, el liderazgo de los presidentes no consistió sólo en saber leer el momento histórico, fijar las prioridades de acuerdo con él y negociar: consistió, además, en saber apelar al pueblo por encima de las cabezas de los congresistas, movilizando un respaldo de base que hacía muy difícil que los congresistas se resistieran. Incluso, Nixon logró esto durante buena parte de su turbulento paso por el poder. Obama, en cambio, nunca pudo sustituir su falta de capacidad negociadora con el Congreso con una movilización eficaz de la opinión pública. Por ello en parte, la reforma sanitaria nunca ha tenido un apoyo claramente mayoritario en el país.

Estados Unidos lleva media década sin aprobar un presupuesto fiscal completo y todo indica que las cosas seguirán así, a pesar de que en 2012 el país reeligió al actual mandatario y a la mayoría republicana en la Cámara de Representantes con el propósito de que se logren acuerdos. El problema de fondo es que los acuerdos de 2011 todavía vigentes no reducen el gasto, sólo su ritmo de aumento, porque no tocan lo que constituye ya más de la mitad del presupuesto federal: los grandes y deficitarios programas sociales como la Seguridad Social o el seguro médico estatal (Medicare) para gente mayor. Atacar el asunto de fondo será políticamente imposible por un buen tiempo; sólo serán viables ciertos arreglos parciales y de corto plazo.

¿Cuál será el efecto político? Uno de ellos, sin duda, el afianzamiento del sector radical del Partido Republicano. Ese sector tiene en la mira, hoy, a los republicanos moderados que hicieron esta semana posible el acuerdo para elevar el techo de la deuda. Obama cree que esto abona en favor de una mayoría demócrata permanente (como Karl Rove, el entonces todopoderoso asesor de Bush hijo, creía que la guerra contra el terrorismo estaba sentando las bases de una mayoría republicana permanente). Es muy probable que esto sea un error: si algo conviene al Partido Demócrata es un Partido Republicano moderado, previsible, con el que se pueda pactar en los grandes momentos.

Para que eso exista, es indispensable remover las causas del crecimiento del sector radical. Y allí es donde el liderazgo del Presidente Obama no parece todavía.

Fuente: http://independent.typepad.com/elindependent/2013/10/qu%C3%A9-nos-dice-l... / La Tercera
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: