Crisis energética y debilidades del ´modelo´
José Calero
Director de Asteriscos.Tv


Tal vez como nunca, la crisis energética manifestada en cortes de energía que llevan hasta 12 días en muchos casos, desnudó inconsistencias de un sistema económico que venía dando muestras de fatiga y ahora parece ir rumbo colisión. Bastó una inédita ola de calor para que colapsara la distribución eléctrica, dejando a zonas como Flores, Villa Lugano, Boedo, Mataderos, Liniers y Gerli, entre otras, sin energía durante dos semanas, y arruinando las Fiestas de fin de año para un gran número de familias.

Con la presidenta Cristina Fernández en El Calafate, demasiado lejos del caos, sus funcionarios trataron de arreglárselas para amenazar con la quita de la concesión a Edesur y Edenor, una jugada de alto riesgo que podría transformarse en búmeran poniendo al Estado en el centro de las acusaciones por la falta de suministro.

Por ahora, las advertencias de Jorge Capitanich y Julio De Vido han quedado en eso, mientras hacen amagues para tirarle por la cabeza el entuerto a Daniel Scioli y Mauricio Macri.

Los principales problemas que afronta el sistema energético se explican por la insistencia del gobierno en sobrecalentar el consumo, lo cual reveló la adquisición de unos 800 mil aire acondicionado en los últimos meses, pero a su vez sin fomentar las inversiones en la red de media y baja tensión, para que las fases no explotaran ante la mayor demanda, como finalmente ocurrió.

El 24 de diciembre por la noche la desazón invadía a los ejecutivos de las empresas responsables de las concesiones.

"Sin la posibilidad de invertir en mejorar la infraestructura, como consecuencia del retraso tarifario, el escenario es muy complicado, no damos abasto para enfrentar la sucesión de fallas", se sinceró un especialista que sigue el día a día de los cortes.

La irracionalidad de financiar energía barata para el área metropolitana con el fin de captar votos y adhesiones, especialmente del conurbano, se reveló como un plan de mirada corta.

El gobierno hizo en su momento un intento de ir normalizando el esquema tarifario, pero el impacto era tan fuerte sobre las facturas -se cuadruplicaban-, que hubo susto presidencial por la posibilidad de que fuera piantavotos y se dio marcha atrás con las medidas.

En los últimos tiempos venía repitiéndose el corte del suministro eléctrico en amplias zonas de la red de distribución de grandes ciudades –muchas en la propia ciudad de Buenos Aires y conurbano-, y la tardanza excesiva de las distribuidoras para restablecer el servicio.

Para el ex secretario de Energía Jorge Lapeña, las fallas de distribución –cuya forma más típica son los cables que se queman por sobrecarga y transformadores que no soportan la demanda- cuando se repiten indican una falta de inversión, no ya en generación, sino en la ampliación y reemplazo de las propias redes de distribución.

"El gobierno puede estar cosechando en su año 11 de gestión los frutos de su política irracional en materia tarifaria", sostuvo Lapeña.

Aludió a una demanda exacerbada por la baja tarifa con poca propensión al ahorro y la eficiencia energética e inversión disminuida en la oferta –subtransmisión y distribución- para abastecer esa demanda creciente.

Este escenario conflictivo encontró al gobierno en una carrera contra reloj para intentar encaminar la economía, combinando un acelerado ajuste del retraso cambiario con medidas destinadas a alentar la producción y reducir los subsidios.

Pero el problema económico de fondo continúa siendo la inflación, ya que en lugar de apostar a una estrategia de amplio espectro, el equipo de Axel Kicillof vuelve a machacar con los acuerdos de precios fracasados durante la convulsionada gestión de Guillermo Moreno como secretario de Comercio.

Ahora se buscará que tratando de contener 200 productos -la UIA ya advirtió incluso que será difícil cumplir con ese objetivo- se desacelera la inflación.

La disparada de precios, apenas disimulada inicialmente por las estadísticas poco confiables del INDEC, ya es incontenible.

Según la consultora Melconian y Santángelo, entre 2001 y 2013 el nivel general de precios aumentó 681%. Además, la carne se disparó 1.226%; los alimentos 1.135%; el dólar oficial 530%; el dólar paralelo 875%; el salario privado y formal 902%; el informal 758%; combustibles 744%; pan 824%; alquileres 350%; medicamentos, 294%; y tarifas, 144%.

En el caso del transporte -colectivo, tren y subte- aumentaron 200% incluyendo el decidido a fin de año, y las de gas, agua y luz, apenas 120%.

Eso explica, en parte, los continuos cortes de luz o, lo que es lo mismo, por qué las distribuidoras de electricidad no invierten, según el Instituto Mosconi.

El espejo de la realidad devuelve que si en la Argentina las tarifas hubiesen seguido el ritmo de la inflación, en los hogares de bajo consumo la boleta de luz debería pagarse un 1.650% más; en los de consumos intermedios pequeños, un 480% más, y en los de consumos intermedios grandes 190% más.

Los que están pagando la electricidad por lo que se supone que realmente vale son algunos de los grandes consumidores que sólo representan el 10% de la demanda.

Pero a juicio de los expertos eso no basta para que las distribuidoras se decidan a hacer las obras de infraestructura indispensables para que no se corte la luz.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: