¿Contra la desigualdad?
Gabriela Calderón de Burgos
Es editora de ElCato.org, investigadora del Cato Institute y columnista de El Universo (Ecuador). Se graduó en el 2004 con un título de Ciencias Políticas con concentración en Relaciones Internacionales de la York College of Pennsylvania. Desde enero del 2006 ha escrito para El Universo (Ecuador) y sus artículos han sido reproducidos en otros periódicos de Latinoamérica y España como El Tiempo (Colombia), La Prensa Gráfica (El Salvador), Libertad Digital (España), El Deber (Bolivia), El Universal (Venezuela), La Nación (Argentina), El Diario de Hoy (El Salvador), entre otros. En el 2007 obtuvo su maestría en Comercio y Política Internacional de la George Mason University.


El tema de la desigualdad material, casi siempre medida en torno al ingreso, es una de las principales preocupaciones a nivel mundial. Para empezar, cuando hablamos de la desigualdad hay que establecer a cuál de estas nos referimos. Actualmente, la que suscita acción de gobiernos alrededor del mundo es la desigualdad material o de ingresos. Históricamente, los liberales ganaron sus primeras batallas luchando por otro tipo de igualdad, la igualdad ante la ley. Estas victorias derivaron en la Revolución Industrial que enriqueció a Europa Occidental, donde el objetivo perseguido era este tipo de igualdad. Fue la consecución de la igualdad ante la ley la que generó un progreso sin precedente en la historia de la humanidad.1 Aquí corresponde señalar que colocar como objetivo de la acción estatal la igualdad material, implica necesariamente violar en mayor o menor medida la igualdad ante la ley.

Vale la pena mencionar la “igualdad de oportunidades”. Por ejemplo, por más que se le garantice el mismo nivel de educación a los ciudadanos, nadie podrá garantizarle a todos los niños el mismo nivel de aptitudes y de educación en casa —donde se aprenden hábitos y tradiciones— que algunos consideraríamos más determinantes del éxito en la vida que la educación formal. La acción estatal no puede resolver la desigualdad natural de oportunidades entre niños que nacen en circunstancias muy distintas. Algunos tienen la fortuna de nacer con talentos valorados en mayor grado por la sociedad o en un hogar donde los padres tienen una mayor preparación y/o grado de responsabilidad, mientras que otros desafortunadamente nacen con aptitudes menos apreciadas o en un hogar donde los padres son menos calificados y/o responsables.

Luego, aclaremos, la desigualdad no es sinónimo de pobreza. Históricamente, hubieron casos en los que a pesar de que aumentó la desigualdad de ingresos, también se registró una pronunciada reducción de la pobreza. Recientemente, esto ocurrió en la China donde se redujo la pobreza de 98% en 1981 a 36% en 2005, mientras que aumentó considerablemente la desigualdad de ingresos. ¡Esto hay que celebrarlo! Debería importarnos más que todos estén mejor, antes que más iguales. Considere que la igualdad de ingresos no es garantía de riqueza: hay países pobres y ricos en ambos extremos del Índice Gini. La rica Noruega tiene bajos niveles de desigualdad al igual que la pobre Etiopía. Asimismo, entre los países con altos niveles de desigualdad de ingresos encontramos a una economía pobre como Ghana y a una rica como EE.UU.2 

Últimamente se viene diciendo que los altos niveles de desigualdad socavan la reducción de pobreza. ¿Hay evidencia de esto como para llegar a un consenso? No. Primero, recuerde el ejemplo de la China en el párrafo anterior. Después considere los datos de Canadá, EE.UU. y Suecia recopilados por Miles Corak de la Universidad de Ottawa, que llevan a la conclusión de que una mayor desigualdad está asociada con una mayor movilidad social, algo que sería esperanzador para aquellos de ingresos bajos.3 Además, Peter T. Bauer consideraba que la acción estatal para intentar de remediar desigualdades materiales terminaba creando una desigualdad de poder (ante la ley) que había profundizado y protegido las desigualdades materiales existentes en los países en vías de desarrollo.4 De esto último los ejemplos abundan en la historia contemporánea de Latinoamérica y Ecuador.

Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 4 de abril de 2014.

Referencias:

1. Calderón de Burgos, Gabriela. “Países prósperos y países fracasados”. El Universo. 24 de mayo de 2013.

2. Calderón de Burgos, Gabriela. “La pobreza y la desigualdad”. El Universo. 8 de diciembre de 2010.

3. Hagopian, Kig; Ohanian, Lee. “The Mismeasure of Inequality”. Policy Review No. 174. Hoover Institution at Stanford University.

4. Bauer, Peter T. “The Holy Grail of Equality” en Equality, the Third World, and Economic Delusion. Harvard University Press. 1981.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: