¡S.O.S.! GPS se necesita
Malú Kikuchi
Periodista. Conductora de "Cuento Chino" y "La Dama y el Bárbaro", radio El Mundo. Premio a la Libertad 2013, Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


Es deseable suponer, que con la extraordinaria tecnología que el ser humano ha alcanzado en el siglo XXI, debe existir un GPS lo suficientemente desarrollado, como para poder conducir al atribulado ciudadano argentino a través del inverosímil laberinto político actual.
 
¿Quién está con quien? ¿Pero este tipo hasta ayer no formaba parte de la izquierda? ¿Y Fulano no fue candidato del gobierno hace 2 años y ahora está en una de las oposiciones? ¿Y Perengano  no le ganó la elección a Zutana y ahora va y viene sin decidirse si quiere o no quiere ir con ella y su nueva propuesta?
 
Y las preguntas siguen hasta el infinito, un infinito que no termina con los posibles candidatos de hoy a cualquier cosa, sino que se complementan con los probables candidatos que surgirán de ahora en más. En la política argentina existe solo una certeza: lo imposible es probable y lo probable suele ser un hecho.
 
Allá lejos y hace tiempo, en un país llamado Argentina, un país reconocido y respetado en todo el mundo, un país que progresaba, que tenía una moneda sólida, una república con poderes independientes, un estado de derecho, un país atractivo a la inversión genuina y la inmigración trabajadora.
 
En esa Argentina existían los partidos políticos. Estaban los conservadores orgullosos de haber hecho “la patria con coraje y de a caballo” (muy progresistas); los radicales representantes de las nuevas y crecientes clases medias, que cambiaron al país; los socialistas, en su mayoría intelectuales influenciados por Europa (todo el país era euro centrista), y los anarquistas sumados a los restos de la 2° internacional. Luego aparecieron los militares que a su vez constituyeron un partido político, que simpatizaba con conservadores o radicales. Y con los  militares apareció Perón. Y el peronismo. El país, cambió.
 
Sin adjetivar, lo básico, en el país los conservadores entraron en retirada, los militares quedaron atentos a que les golpearan las puertas de los cuarteles UCR o PJ; los socialistas respetados y casi inexistentes y la izquierda una pequeña quimera. Pero todos tenían una pertenencia que era conocida.  Eran las partes de un todo y ese todo era la Nación.
 
Vinieron los 70, la guerra civil sucia y terrible, que continua de alguna manera; la desgraciada guerra de las Malvinas y la vuelta de la democracia, que se le debe a una serie de circunstancias y al pueblo argentino y no a una persona.
 
Y Alfonsín y la hiperinflación.  Menem y su revolucionaria reconversión del país durante la 1° presidencia; el desastre de la  nueva Constitución donde se otorgaron imposibles en aras de una reelección. Y la Alianza. Derrocada a medias por el PJ y la UCR bonaerenses. Un golpe civil a un gobierno débil, que tenía viento internacional en contra y no sabía muy bien hacia donde iba. Y el default aplaudido en el congreso de pie (Adolfo Rodríguez Saá. Sólo 9 legisladores no se sumaron al jolgorio). Y los presidentes que se sucedían antes de aprenderles el nombre. Y el desastre económico, la miseria y las ollas populares y las casi monedas. Y Duhalde/Lavagna y Kosteki y Santillán y la huída antes de tiempo. Y Kirchner.
 
Hasta ahí, con sus más y sus menos, un argentino del montón sabía, reconocía a qué partido pertenecía un político. Hoy es imposible. Quedan 2 estructuras vacías de contenido, la UCR y el PJ. Pero nadie sabe quién sigue siendo UCR o PJ. Con los PJ es más difícil. Y se combinan de formas inimaginables. El problema de este problema, es que no vamos a tener idea qué ideas vamos a votar. Nos proponen nombres y alianzas/arreglos, pero no ideas.
 
En principio tendríamos a Scioli, si la presidente lo elige como delfín, con la seguridad de la impunidad a futuro. ¿Scioli y los gobernadores PJ? Tiene lógica. También tenemos a Macri, que no tiene estructura nacional pero puede llegar a un arreglo con Sanz, UCR. Imposible, pero no tanto. Massa y su tejido de intendentes PJ y algunos UCR, que cada tanto uno se le pasa al macrismo y viceversa. Y UNEN, un inverosímil conjunto de personas e ideas muy disímiles, que han hecho el enorme esfuerzo de juntarse y esperemos que sigan así hasta las PASO. ¿Pero qué tienen en común Tumini con Cobos, Pino con Sanz. Y Lilita, la incansable hacedora de partidos que planea por encima de los acuerdos, que prohíbe hoy y promueve mañana. ¿Quién será el candidato de UNEN? Solos no llegan al balotaje, necesitan a Macri. La izquierda de UNEN, mayoritaria, no lo acepta. “Pero, sordos ruidos oír se dejan…”
 
Hoy es posible Macri/ Sanz; De la Sota/Massa; De la Sota/Macri (o al revés); Macri delfín de Cristina sin hacerlo público; Scioli con aval de Cristina o contra Cristina (difícil, pero nada es imposible); Scioli/De Naváez; Massa/ Reutemann; ¿Cobos colgado del “no positivo” con Eduardo Bussi?; Tumini con Pratt Gay? ¿Pino filmando todo el proceso? (me refiero al proceso eleccionario, no al otro que ya lo usó de caballito de batalla), ¿Lilita/Macri o Macri/Lilita? Stolbizer, Alfonsín (h), Lousteau, los gobernadores PJ y los ex UCR y Bonfatti, y el siempre candidato Binner ¿con quién?, qué dirán de todo este galimatías. Silencio. Falta más de un año y en Argentina un año político es toda una era geológica. Todo sigue siendo posible.
 
Ahora sí, nunca sabremos qué partido estaremos votando. Porque no hay más partidos. Hay personas. Y es muy costoso para un país votar personas, más si ese país, el nuestro, tiene una Constitución hiper presidencialista.
 
Necesitamos que nos expliquen sus planes sobre cada ítem y los tiempos calculados para cumplir esos planes. Necesitamos claras explicaciones del porqué se juntan. Argentina debe ser refundada, porque la van a heredar refundida. Debemos exigir una promesa, que de no ser cumplida implicaría un inmediato desalojo de la Rosada, sobre la NO IMPUNIDAD en cuanto a los delitos cometidos en estos 11 años, y sin prescripción, porque robar a todo un pueblo es un delito de lesa humanidad.
 
Y mientras tanto, a falta de partidos que nos aclaren un poco el panorama, con un SOS, requerimos GPS a precio accesible, a pagar en cuotas fijas, cuestión de no andar más perdidos que Edipo en día de la madre.
 
*GPS: dispositivo de rastreo.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: