Revolucion, Evolucion, Involucion
Malú Kikuchi
Periodista. Conductora de "Cuento Chino" y "La Dama y el Bárbaro", radio El Mundo. Premio a la Libertad 2013, Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


Intentamos nacer un 25 de Mayo de 1810. Teníamos muchas razones, algunas conocidas por todos desde la escuela primaria, otras no tanto. Las menos conocidas son más reales, menos “prestigiosas” y más humanas, pero todas hicieron posible ese esbozo de Patria que asomaba en el puerto de Buenos Aires. Fue una revolución, que no fue una revolución, pero que sí fue una revolución. Y no es un galimatías.

La llamamos *REVOLUCIÓN de Mayo, porque hicieron renunciar al virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros. Pero no fue una revolución, ya que la Primera Junta en pleno, los 9 miembros, 7 criollos y 2 españoles que abrazaron la causa (Larrea y Matheu), rodilla en tierra le juraron fidelidad a Fernando VII, preso en Bayona y reemplazado en España por José Bonaparte, hermano de Napoleón.

Pero sí fue una revolución, ya que por primera vez en estas tierras, se tuvo en cuenta la voluntad de las personas. No querían ser regidas por Francia, y  no se sentían representadas por las 2 Juntas que le quedaban a España libres del yugo francés: la de Cádiz y la de la isla de León. Y que en esos tiempos la voluntad popular se expresara y tuviera éxito en sus demandas, era una revolución.

Por desgracia, la mayoría de las revoluciones políticas se alimentan de sangre. Y la nuestra fue sangrienta. Primero para imponerla en el interior, ¡tan apegado a España! Y luego contra España, infinitamente más fuerte, rica y mejor armada. Pero triunfó. Siguieron las revoluciones de las  guerras civiles. Después vino un orden sin libertades, opresivo y regresivo, pero que consiguió mantener unidas a las provincias. Finalmente, después del caos, después del orden carcelario, nacimos en serio un 1° de mayo de 1853. Las 13 provincias con grandeza, se bajaron de sus privilegios y decidieron constituirse en Nación. Nacer a un proyecto común, de la mano de una excepcional Constitución, que Buenos Aires no juró (provincia N°14), porque no quería compartir las ganancias de la aduana de su puerto.

Hasta eso se subsanó. En 1863, siendo presidente Mitre, con la 1° Corte Suprema de Justicia (5 miembros,  ninguno de los jueces amigo de Mitre), empezó la *EVOLUCIÓN. Y las evoluciones nunca son traumáticas, ni sangrientas; en su mayoría suelen ser beneficiosas. La evolución argentina fue extraordinaria.

En pocos años, gobiernos con visión patriótica de largo plazo, una inmigración dispuesta a trabajar en libertad, en un mundo de trenes y teléfonos que acortaban las distancias infinitas, Argentina fue.  Llegó la evolución de la mano de la Constitución Nacional, el respeto por las libertades individuales, por la división de poderes, el respeto de las transitorias mayorías por las también transitorias minorías, y crecimos. ¡Cómo crecimos! De la nada pasamos a formar parte del primer mundo de entonces.

Pero demasiado rápido, empezó la *INVOLUCIÓN  de la mano de otra revolución. Dice Sebrelli que el 4/6/1943, se sembró en tierra fértil, una gran semilla de populismo, y hoy el árbol cubre al país.

Fue una revolución sin sangre que nos bajó de la evolución y del mundo, de un cachetazo. Empezó hace más de 70 años, pero como toda bajada, se aceleró en la caída. Es hora de pararla. Es tiempo de entender, de una vez y para siempre, todos,  que sin instituciones sólidas, no en el papel, en la realidad, sin respeto irrestricto a la libertad, a la vida y a la propiedad, no volveremos a ser la Argentina que fuimos y lo que es peor, no seremos la Argentina que debemos ser.

Tuvimos nuestra primera revolución y a esa le siguieron muchas.  Todas las que siugieron, nos atrasaron. La evolución no duró lo suficiente como para que se hiciera carne en la gente cuales eran las razones que la hacían posible. La involución se instaló. Hoy nos arrastra al destierro del mundo civilizado.

“No aprendemos más” es una cantinela que escuchamos y repetimos a diario. Y si no hay quien nos enseñe, ¿cómo vamos a aprender? Sarmiento importó maestras, hoy no se puede, no es políticamente correcto. Y nuestros trabajadores de la educación enseñan populismo, porque es lo que se les enseñó  a ellos.

Quiero, necesito creer que si fuimos, volveremos a ser. ¿Cómo? No lo sé. La educación es imprescindible, pero la educación en los valores de la Constitución, que para la mayoría de los argentinos es letra muerta. En los países evolucionados, con buena calidad de vida, las Constituciones son algo vivo, forman parte de lo cotidiano.

Cuando la Constitución sea más importante que el fútbol… Todos los argentinos conocen a Lionel Messi. ¿Cuántos conocen el 1° artículo de nuestra Constitución?

A pesar de todo y aunque no sé si ya sólo existe en la memoria de algunos, ¡Viva la Patria!



*Revolución, del latín, revolutio, dar vuelta. DRAE: cambio social fundamental en una estructura de poder, transformación radical respecto del pasado inmediato.

*Evolución, del latín evolutio, cambio. DRAE, desarrollo gradual, cambio de propósito, transformación en las ideas.

*Involución, del latín, involutio, envolver. DRAE, detención y retroceso de una evolución política, cultural, económica…
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


20/12 | F. Atlas invita a Cocktail de Fin de Año del Club del Progreso
26/01 | IHS - Arlington, Virginia: James M. Buchanan’s Legacy for Liberty
09/02 | Arlington, Virginia - IHS: Growth of Government
13/04 | Institute of Humane Studies: Spontaneous Orders
11/07 | Freedom Fest 2018: Paris, Las Vegas ¨The world´s largest gathering of free minds¨
22/07 | Mises University 2018, Auburn, Alabama


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: