Peronismo: Desde las cenizas
Diana Ferraro
Escritora


A pesar de los esfuerzos del periodismo en debatir si la reciente intervención del PJ se origina en una predilección de esa misma jueza Servini que permitió que el PJ estuviese paralizado durante casi dos décadas o, por el contrario, en un cálculo electoral del actual gobierno de Cambiemos, en los círculos peronistas la discusión es otra.
 
Entre la humillación y la vergüenza de algunos, el más absoluto caradurismo y oportunismo de otros, y el desinteresado pesimismo de aquellos que, aun parte, creen que el peronismo está muerto, lo que se abre en las filas peronistas es el tema de la genuina oportunidad de cambio y cuál debe ser ese cambio. Todos coinciden en que el más puro kirchnerismo está mejor servido en el nuevo partido de Cristina Fernández, Unidad Ciudadana, aunque mucho del kirchnerismo oportunista podría, sin embargo, tener cabida en un Partido Justicialista por fin dispuesto a revisar sus afiliaciones y a hacer internas como es debido, dejando que la pugna democrática haga lo que sus dirigentes no supieron hacer. Es decir, desde muchas posiciones diferentes, se piensa en la renovación de un partido manoseado, abandonado, usurpado o perseguido y sin oportunidad real en mucho tiempo de progresar por sí mismo como instrumento político capaz de servir al total de la Nación.
 
¿Qué se puede esperar de un peronismo que, luego de la muerte del general Perón, no volvió a conocer una conducción del mismo nivel que adaptara su proyecto a las realidades de un mundo totalmente nuevo? Revisemos la historia post-Perón y la breve gestión de su viuda, interrumpida una vez más por un golpe de estado. Los nombres son pocos y ninguno de ellos tuvo la estatura necesaria para continuar la herencia y recrearla con la misma imaginación para consolidar un país moderno, con una clase media ampliada hasta el último confín y sin pobres. Luder, quizá el más claro ideológicamente en cuanto hacia dónde debía dirigirse el país, perdió las elecciones. Menem fue mejor líder que Duhalde o los Kirchner, pero su revolucionario cambio sólo pudo ser ejecutado por quien se había preparado para ello y formado los equipos necesarios, Domingo Cavallo, un liberal. Duhalde quedará en la historia como el que sepultó el proyecto liberal, acompañado por Alfonsín, un radical hoy por suerte superado por los que hoy acompañan a Cambiemos. Los Kirchner, a su vez, con aproximaciones ligeramente diferentes, consolidaron la sepultura del peronismo con la danza hueca de la izquierda festiva y el contante y sonante de los innumerables negociados a costillas del Estado.
 
Esta descripción, leída con cuidado, advierte sobre el verdadero problema que hoy debe resolver el peronismo si pretende renacer de sus cenizas, hacer valer su antigüedad de casi 75 años como partido histórico de la Argentina y retomar su tradicional defensa de la clase trabajadora: cómo incluir a los sectores productivos, a los sindicatos, y a los trabajadores en general dentro de una economía liberal, de libre mercado y con las fronteras abiertas. La respuesta a este problema es: creyendo primero en la inevitabilidad de la globalización—a pesar del merchandising ruso de la no globalización, que tanto éxito ha tenido en los espíritus vulnerables, corruptos o simplemente lentos en comprender—y luego en la igualmente inevitable necesidad de cambiar los instrumentos habituales del peronismo, buenos en el pasado para ingresar en la clase media a millones de argentinos postergados pero de extraordinaria ineficiencia en el mundo actual.
 
Una vez que el peronismo en general pueda asumir y comprender los términos de esta nueva discusión, estará listo para renacer, ya no como un rival del PRO sino como un aliado necesario. Tanto el PRO más avanzado en su percepción de la realidad y del mundo, como un peronismo renacido para recrear y ampliar la responsabilidad sobre sindicatos y trabajadores, limitando la intromisión del Estado en estas asociaciones privadas y haciendo que éstas tomen el rol fundamental que les cabe en la promoción de los argentinos más postergados y excluidos del trabajo, podrán avanzar más velozmente en las reformas que el país necesita.
 
Juntos podrán derrotar la resistencia al cambio de los sectores más retrasados de la política (que viven no sólo en el peronismo, sino en el radicalismo e incluso en los sectores socialdemócratas del PRO). Sólo juntos, y en la compañía de aquel radicalismo ya renovado, podrán garantizar la continuidad institucional de determinadas políticas y favorecer la estabilidad, la inversión y la justicia.
 
El PRO tiene una razonable apertura al diálogo, y también la tienen algunos acompañantes de Cambiemos, que identifican bien al enemigo político de la Nación sin distraerse con el eventual adversario electoral. El peronismo, hoy en un comienzo de institucionalización imprescindible y bienvenido, tiene como conducción a un Luis Barrionuevo no del todo insensible a la economía liberal y a la modernización sindical y a dos asesores que representan a un peronismo aún demasiado ortodoxo, anclado a un pasado idealizado y hoy falto de creatividad revolucionaria, pero llenos de honestidad personal, como Carlos Campolongo y Julio Bárbaro. Las burlas acerca de la edad de estos tres dirigentes, aunque comprensibles en un país al que le cuesta hacerse cargo de su tradición como un valor, son inconducentes ya que sólo remiten a lo que muchos de los que hoy se ríen permitieron, por acción u omisión: que el PJ fuese usurpado y paralizado. Es de ley entonces que vuelvan aquellos que desde hace veinte años han esperado en vano para entregar en hora las banderas a las nuevas generaciones.
 
De estas nuevas generaciones se trata; de ellas, sin referentes honorables, sin estructuras partidarias, sin escuela política y sin equipos técnicos modernos de los cuales aprender. Para ellas es el cambio. Para ellas, el regalo de un partido por fin institucionalizado y republicano, modernizado en sus estrategias e instrumentos, pero siempre consciente de sus banderas doctrinarias y de su tradición.
 
Desde las cenizas a la nueva vida, todo será posible si la discusión se instala sobre los temas correctos. También, si los argentinos en su conjunto, peronistas y no peronistas, continúan con su reclamo de instituciones democráticas y transparentes, donde todo se discuta y donde el postergado avance hacia la modernidad y la prosperidad encuentre en el peronismo a su defensor y aliado, y no a su enemigo.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


02/06 | Mises Institute: Rothbard Graduate Seminar 2019
13/06 | FEEcon 2019
14/07 | Mises University 2019
28/09 | Libertarian Scholars Conference - Call for Papers
13/11 | Viena: 8vo Congreso Internacional ¨La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI¨


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: