Dos ideas para la competitividad
Iván Alonso
Obtuvo su PhD. en Economía de la Universidad de California en Los Ángeles y es miembro de la Mont Pelerin Society.




En el portal del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se encuentran los principales ejes para Impulsar la competitividad y la productividad. Son ocho “ejes”, que se subdividen cada uno en otros tres. Todo un ejército de ejes. El MEF recibirá comentarios y sugerencias hasta el 15 de este mes. Aquí van dos, una medianamente importante y la otra, creemos, absolutamente fundamental. Ambas relacionadas con el problema de la informalidad.
El documento se refiere brevemente a las dificultades para crear una empresa formal. El Perú es uno de los países donde el trámite es más engorroso, de acuerdo con los ránkings que periódicamente publica el Banco Mundial. En esta columna hemos sugerido hace ya tiempo una reforma para simplificar el proceso. Consiste básicamente en eliminar el paso por la notaría y el paso por el banco.
Así como a los hijos recién nacidos se los inscribe en los registros públicos sin necesidad de que un notario legalice la firma del padre, así también las empresas podrían crearse en la oficina de registros públicos con las solas declaración y firma de sus accionistas. El registrador puede dar fe de la identidad y la voluntad de las partes. No se necesita más.
Tampoco hay por qué exigirles a los accionistas que acrediten el capital de la nueva empresa mediante un depósito bancario. Las empresas pueden ver la luz sin más capital que el necesario para pagar los derechos registrales. Ya verán después, cuando empiecen a operar, si tienen que aumentar el capital y si conviene o no que esté en una cuenta bancaria, en lugar de otro tipo de activos.
Sin embargo, habiendo millones de empresas registradas, el trámite administrativo no parece ser un problema tan grande. Más importante es el problema de la existencia misma de tantas empresas, 99% de las cuales son pequeñas o medianas. ¿Por qué está nuestro universo empresarial tan atomizado?
El MEF señala, correctamente, que la atomización es un obstáculo para el aumento de la productividad porque no se aprovechan las economías de escala. Pero, ¿qué impide que los átomos se unan y se conviertan en moléculas? Si de verdad hay economías de escala, son más rentables juntos que separados. Lo que pasa es que hay una resistencia a formar empresas más grandes, la cual tiene su origen en la legislación laboral.
El documento hace de la flexibilización del mercado laboral uno de los ejes de la productividad. Pero no es un eje cualquiera, sino el principal. El aumento de la productividad es, por definición, el resultado de movilizar a los trabajadores hacia los empleos en los que son más productivos. Pero ese es un proceso continuo porque la tecnología y los mercados, así como las habilidades y los intereses de los trabajadores, cambian todo el tiempo. La contratación y el despido son parte de un proceso que mantiene la productividad al alza.
La flexibilización del mercado laboral es la tarea más urgente que tenemos por delante si queremos aumentar la competitividad y la productividad de nuestra economía. El gobierno debería afrontarla con decisión, presentando al Congreso un proyecto de ley para eliminar la reposición por despido, con o sin causa (una distinción legal sin contenido económico). Una indemnización es cuantificable; el costo de la reposición es potencialmente infinito. Por eso es un obstáculo para la creación de empleo formal.

Este artículo fue publicado originalmente en El Comercio (Perú) el 10 de agosto de 2018 y en Cato Institute.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


13/11 | Viena: 8vo Congreso Internacional ¨La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI¨
17/11 | Universidad El Cato en Guatemala
03/02 | Webinar: Mises y la Escuela Austríaca de Economía
13/07 | Freedom Fest 2020 - Las Vegas


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: