Alberdi y algunos simbolismos históricos
Ezequiel Ifrán
Participante del Programa de Jóvenes Investigadores y Comunicadores Sociales (2018). Lic. en Historia.



El célebre historiador Jan Assmann, especialista en el Antiguo Egipto, nos cuenta en sus obras la importancia de lo simbólico para entender las sociedades antiguas. Por medio de los monumentos y celebraciones colectivas los gobernantes impartían su visión socio política, publicitaban sus acciones, ensalzaban o buscaban borrar de la memoria colectiva a rivales políticos y dioses. Los actos simbólicos en los políticos aún hoy siguen vigentes, y como suele suceder estos son en desmedro de la Libertad.
 
El 29 de agosto de 1964 en conmemoración del natalicio de Juan Bautista Alberdi se inauguró un monumento en honor a este. El mismo consistía en una estatua de proporciones considerables sobre una base en forma de escalinata donde en su interior se diseñaron subsuelos. Su creador fue Mario Arrigutti. Su ubicación no fue azarosa, fue claramente simbólica, ya que se erigió en el barrio porteño de Constitución. Alberdi es el padre de la Constitución Nacional Argentina; aunque en rigor ese barrio lleva el nombre de Constitución por la ley fundamental del Estado de Buenos Ayres de 1854, ley inspirada en la Constitución alberdiana.
 
Nombre del barrio y ubicación del monumento al prócer (la plaza) es doblemente simbólico ya que allí firmó la renuncia el tiránico y enemigo político de Alberdi, Juan Manuel de Rozas, tras ser derrotado en la Batalla de Caseros en 1852 para luego exiliarse en Inglaterra. Allí en la Plaza también tuvo asiento una guarnición militar rosista. Símbolos de libertad política se nombraron y levantaron donde firmó su derrota el tirano y enemigo de la constitucionalidad.
 
Con el devenir del tiempo el país sufrió modificaciones en su Constitución Nacional (hasta hubo una Constitución peronista), el deterioro institucional no solo se sentiría en el papel de la carta magna sino también cuasi simbólicamente en el barrio que lleva su nombre.
 
Constitución se fue convirtiendo así en uno de los lugares más peligrosos de la ciudad de Buenos Aires. Hoy allí el robo y el hurto es moneda corriente, jóvenes y niños vagabundean como zombis por el efecto de las drogas. Prostitución de todo tipo y locales clandestinos aquejan a los vecinos, y el personal de limpieza parece no alcanzar para la suciedad del barrio.
 
Constitución (papel y barrio) se fueron degradando por la desidia.
 
Para fines del siglo XX mediante proyecto de ley se dispuso que el monumento a Alberdi fuera sede de un centro cultural y de una biblioteca donde se estudiaría y trabajaría el ideal alberdiano, en el subsuelo del mismo. El proyecto no prosperó y el subsuelo solo sirvió para covacha de los elementos de limpieza de los barrenderos del gobierno porteño. Al Estado poco y nada le interesó rescatar a Alberdi y lo que él significa, nuevamente simbólicamente mostraba su pensamiento.
 
El actual gobierno redobla la apuesta. Los Próceres nacionales (de todo tipo gusten o no) están siendo borrados de los billetes argentinos y reemplazados por animales de la fauna autóctona. Las desagradables palabras del Funcionario Público Marcos Peña sobre este asunto muestran el significado simbólico de esta decisión. El Estado dando nuevamente cátedra de Historia. Es así como este gobierno en un enorme “esfuerzo” de modernización refaccionó la fachada de Plaza Constitución, y en su lavada de cara nuevamente mostró su pensamiento simbólico. El monumento a Alberdi fue degradado: Su estatua fue corrida a una de las esquinas de la Plaza, a un costado, sin ningún tipo de mantenimiento, apenas es legible su nombre para que las nuevas generaciones sepan quién es el del monolito. Su gran base, la que iba a ser sede del pensamiento liberal, fue sacada y en su lugar se entronó una gran cartelera electrónica donde las veinticuatro horas del día se publicitan todas las bondades del Estado porteño; es paradójico que quien habló de los peligros de un Estado grande, en su memorándum se ubique un elemento de propaganda gubernamental, es todo un símbolo de nuestros tiempos.
 
Parece, salvando distancias, que el trabajo de Assmann sobre los Estados faraónicos bien podría caber por estas tierras, donde gobiernos y sus políticas borran simbólicamente los pensamientos que afectarían sus intereses y posiciones, favoreciendo así un Estado más grande, un lugar peligroso y un sitio para poca Libertad.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


03/02 | Webinar: Mises y la Escuela Austríaca de Economía
13/07 | Freedom Fest 2020 - Las Vegas


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: