Ambición… esa gloriosa virtud
Rogelio López Guillemain

Autor del libro "La rebelión de los mansos", entre otras obras. Médico Cirujano. Especialista en Cirugía Plástica. Especialista en Cirugía General. Jefe del servicio de Quirófano del Hospital Domingo Funes, Córdoba. Director del Centro de Formación de Cirugía del Domingo Funes (reconocido por CONEAU). Productor y conductor de "Sucesos de nuestra historia" por radio sucesos, Córdoba.




 “Es un simple hombre... Sin embargo su ambición no conoce límites. Osa acometer lo que ningún hombre ni mujer se atreve a pensar siquiera.”             
                                                               Philip Pullman
 
¿Es posible que esta “vil palabra”, considerada el origen de casi todos los males de la humanidad, pueda ser en realidad una virtud?  Veamos.
La RAE define a la ambición como el deseo ardiente de conseguir algo, especialmente poder, riquezas, dignidades o fama.  Cosa que se desea con vehemencia”. 
Si bien la definición de ambición de la RAE, muestra cierta carga de juicio negativo (poder, riquezas, dignidades o fama), lo cierto es que la misma también dice “especialmente” y no “exclusivamente”, por lo tanto, en un análisis conceptual, esas connotaciones son irrelevantes.
Pero aun aceptando estos “especialmente”, vemos que el poder, la riqueza, las dignidades y la fama, no son enjuiciables en sí mismas; en cambio, su uso y los medios para alcanzarlos, son los que pueden ser ética o moralmente aceptables o reprochables.
La ambición es inseparable de todo acto humano.  Las personas naturalmente desean “estar mejor”, más cómodas, más sanas, con menos hambre; si no tuviesen estas ambiciones, simplemente “vegetarían”.  La ambición no es otra cosa que el interés propio o egoísmo (bien entendido).
La ambición per se, es neutra en cuanto a una valoración moral.  Es como si quisiésemos someter a un juicio moral al fuego de una hoguera; de por sí este es neutro.  Lo valorable es si lo encendimos para combatir el frio o para quemar a un “hereje” en ella.  Ojo, hereje religioso o ideológico.
Por ello es imprescindible que entendamos qué es la ambición y por ende qué es el acto humano.  Al respecto, a nuestro rescate viene la “Praxeología”, la ciencia que estudia la acción humana.
La Praxeología dice que el ser humano actúa por un sentimiento de insatisfacción; o sea, actúa en procura de mejorar su situación.  Ese sentimiento de insatisfacción no es otra cosa que la ambición.  Si tengo hambre, ambiciono saciarme, si tengo frío ambiciono abrigarme.
Luego, la ambición es indispensable para la vida, por lo que es un anhelo ético positivo, es una virtud.
Si el ser humano no fuese ambicioso, si no pretendiese vivir mejor con el menor esfuerzo posible, aún estaríamos durmiendo en cuevas, comiendo carne cruda y muriendo a los 20 años de frio, enfermos o cenados por alguna bestia carnívora.
Aristóteles entendía como virtud, el punto medio entre dos extremos.  En el caso de la ambición, el extremo por exceso es la codicia y el por escases es el conformismo.  Lamentablemente, se ha inculcado la idea de que ser ambicioso es perverso y de que el auto sacrificio es virtuosismo. 
Al respecto, cabe aclarar que el auto sacrificio (como regla de vida de una sociedad) es un mito impracticable; pues si este fuese factible, el mismo conduciría inexorablemente a la muerte y a la extinción del ser humano.  ¿Por qué es un mito?, porque un sacrificio es el relegar un bien superior por otro inferior y eso nunca sucede porque es contrario al porqué de la acción humana. 
Veamos algunos ejemplos.  Digamos que dejo mi casa por otra más fea; si lo hago para que otra persona (mi hijo por ejemplo) habite mi antigua casa, eso no es un sacrificio, pues me genera más satisfacción ver a mi hijo en su nuevo hogar, que el costo de haberme mudado. 
¿Cuál sería el verdadero auto sacrificio en este caso?, pues que abandonase mi casa más confortable por otra peor, sin razón alguna, sin satisfacciones personales, religiosas, familiares, éticas o ideológicas que me impulsen.  Incluso aunque lo hiciese por masoquista no sería un sacrificio, pues el masoquista siente más satisfacción por el sufrimiento que por el bien material y por ende no es un sacrificio.
Tampoco el padre que entrega su vida por su hijo realiza un sacrificio, ese padre valora más el hecho de que su hijo lo sobreviva, que la situación inversa; considera un mal menor su propia muerte, frente al hecho de tener que sufrir la muerte de su hijo todos los días.
Entonces, ¿Por qué tanto encono contra la ambición y por qué la glorificación del auto sacrificio?  ¿Has observado que las instituciones que quieren “manejarte” (religiosas, políticas o ideológicas), son las que promueven este ataque a la ambición?
Hacernos creer que el resignar nuestro interés y nuestra vida por el otro (sin importar quién, cómo, ni porqué), o por la sociedad (otra forma de expresar “el otro”) es la herramienta con la que unos pocos nos esclavizan.  Es el lavado de cerebro por el cual, nos entregamos dóciles, como holocausto en un altar, nos convertimos en mártires en la lucha del pueblo o nos inmolamos por ideologías totalitarias que odian al individuo (te odian a vos) y aman la masa amorfa y gris del igualitarismo.
En su perversa estrategia, te dicen que tu éxito y la satisfacción que este te produce, son actos egoístas; pretenden generar en tu espíritu, un severo sentimiento de culpa, pretenden que seas tu propio carcelero, que vos sólo te pongas los grilletes y dediques tu vida a cumplir lo que ellos decidan.
Es por ello que reivindico a la ambición, es por ello que la declaro libre de toda culpa y cargo, desestimando todas las acusaciones mentirosas que los enemigos del individuo (tus enemigos, esos que no soportan que sobresalgas y que te quieren chato, mediocre y al ras del resto) han promovido contra ella para así poder doblegarte, someterte, usarte y esclavizarte. 
Vos, yo, todos y cada uno de nosotros somos libres de ambicionar un futuro mejor, somos libres para seguir nuestros anhelos, respetando la única frontera que tienen nuestros actos, el derecho del otro.
Viví, crecé, soñá y ambicioná; tu vida es tuya, disfrutala.
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


17/11 | Universidad El Cato en Guatemala
03/02 | Webinar: Mises y la Escuela Austríaca de Economía
13/07 | Freedom Fest 2020 - Las Vegas


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: