Cambiemos la perspectiva: Ni ONG, ni Tercer Sector, ni RSE
Javier Cubillas
Analista de Asuntos Públicos, Fundación Atlas para una Sociedad Libre.


No hace mucho tiempo y dada una experiencia reciente de trabajo en la que me tocó analizar una actividad de participación social y política que será objeto de legislación me encontré reflexionando –por las particularidades de los casos y la importancia de los actores- sobre cómo los actores y sectores privados se relacionan con el Estado en sus distintos niveles.
 
Una de las resultantes de esta experiencia me alumbró en la necesidad de repensar las etiquetas o denominaciones más comunes que imperan sobre las organizaciones de la sociedad civil. Me encontré con una paradoja irresuelta y que no contribuye en nada a transparentar y evidenciar con justicia la actividad de organizaciones particulares, sectoriales o sociales.
 
La paradoja que debemos develar y pensar aquí debe entenderse como una necesidad y deber de corrección entre lo que se dice y lo que se hace en pos de ubicar a cada actor u organización en su lugar y entonces así esbozar una proposición académica.
 
Lo que se propone esta nota entonces es problematizar sobre ciertas ideas y abandonar definitivamente las denominaciones de: Organizaciones No Gubernamentales y la del Tercer Sector, en tanto ambas concepciones pobre favor le hacen a la actividad usual que desarrollan las organizaciones fueran cuales fueran sus objetivos y finalidades.
 
Primero, la gran mayoría de las organizaciones civiles se mantienen gracias a alguna fuente de presupuesto estatal o bien, aún con una fuente de financiamiento puramente privado, suelen tener como usual finalidad influir de múltiples modos sobre actores estatales, con lo cual, realizan la actividad de gestión de interés o lobby. Motivo por el cual, la idea de no gubernamentalidad queda totalmente desvirtuada ya sea por financiación y/o por influencia al actuar mediante o sobre el Estado en algunas de sus instancias.
 
Creo entonces que no hay nada más contradictorio que la denominación de O.N.G. que influya o busque incidencia sobre funcionarios o empleados del Estado en cualquiera de sus niveles. Esta sacrosanta denominación ha resultado finalmente un paraguas de buenas y santas intenciones para no reconocer en muchos casos, con justeza, cuáles son sus reales acciones.
 
Inscriptas en esta misma lógica, la otra idea asociada a la de O.N.G. que también incurre en un mismo error de perspectiva importante es la idea de organizaciones del Tercer Sector. Este supuesto sector, aun cuando la idea dominante que las nuclea sea concebirse sin fines de lucro, nada dice respecto del total de actividades que pueden realizar y que pueden provocar, cuestiones mucho más importantes a la hora de analizarlas dado el fuerte impacto político y económico sobre lo público y lo privado que pueden conseguir en tiempos de nuevas tecnologías de la comunicación y sociedades complejas.
 
Además, como concepción, así se identifica numéricamente y ubica al Tercer Sector anteponiéndose en importancia a las actividades del Estado y del mercado como condicionales y previas a este sector. Aquí, la paradoja vuelve a surgir con fuerza e importa dejar en claro que no nos puede resultar de buen sentido común pensar en que la actividad voluntaria de una persona o un grupo de personas de objeto y finalidad altruista, colaborativa o de coordinación, puedan ser posteriores en orden a toda la complejidad que suponen las actividades de mercado y Estado.
 
Es decir, lo primero que hacemos los individuos en sociedad es colaborar o coordinar actividades y relaciones cotidianas antes que adentrarnos en lo puramente económico y político. Cada individuo y su contexto de relaciones es siempre una instancia previa antes que la idea y praxis de mercado y relaciones de influencia hacia el Estado. Es más, nuestros Derechos Humanos no nacen a partir del Estado y el mercado, son previos a ambos.
 
Entonces esta actividad del supuesto Tercer Sector, es primera en todo sentido porque responde a criterios de privacidad, de empatía, de emociones, de valores humanos básicos. Resulta fuertemente paradójico todo esto dado que son percepciones fuertemente arraigadas en la academia en América Latina.
 
Entonces, la crítica que aquí se hace a estas concepciones imperantes -naif y edulcoradas- muchas veces también instaladas en la agenda pública desde los medios masivos de comunicación, busca incluso correr el velo sobre la real actividad de la mayoría de las organizaciones sociales o populares que finalmente actúan gracias, en medida o sobre el Estado, por múltiples vías: financieras, económicas, o de influencia, gestión de interés e incidencia. Siempre hay excepciones, desde ya, pero nunca las excepciones pueden definir una actividad o concepción sobre una temática de estudio y praxis.
 
Además reconociendo la real naturaleza de las acciones que llevan a cabo las organizaciones de la sociedad civil, primeras en todo sentido, en cuanto a orden y sector, no podemos seguir convalidando acríticamente ciertas concepciones imperantes. Debemos comenzar a problematizar y a entender a estos fenómenos no partiendo desde una cosmovisión que defina la naturaleza de la actividad por la negativa y en relación al Estado, por los motivos anteriormente explicitados. Por esto, proponiendo alguna respuesta a esta problemática, podemos conceptualizar a estas organizaciones de la sociedad civil como Organizaciones de Coordinación e Influencia.
 
Finalmente, y por si fuera poco, también podríamos abandonar la poco feliz conceptualización de RSE para avanzar en la denominación, por ejemplo, de RES o RCS, porque se entiende que es la responsabilidad en particular de los administradores, empleados y proveedores de una empresa la que afectará de manera positiva o negativa al contexto social. Creemos en este sentido, que es necesario el cambio de perspectiva conceptual en el que se ordene las acciones corrigiendo el error de denominación -ampliamente extendido- de Responsabilidad Social Empresarial (ambigua e inexacta) por el de Responsabilidad Empresarial y/o Corporativa que impacta socialmente. El orden de los factores si altera el producto.
 
Sin ánimo de haber dado por concluida con toda la discusión sobre estas temáticas -planteada la necesidad de problematización- y con una primera propuesta realizada, creemos que debemos seguir indagando en esta línea de reflexividad para acércanos a cumplir con el deber de describir lo que ocurre realmente. Para esto, hay que volver cada tanto a los clásicos del pensamiento social y político liberal para no extraviar la mirada y poner patas para arriba la realidad en beneficio de conservar algunas ideas ya instaladas en la opinión pública.
 
 
 

Últimos 5 Artículos del Autor
[Ver mas artículos del autor]


14/07 | Mises University 2019
28/09 | Libertarian Scholars Conference - Call for Papers
13/11 | Viena: 8vo Congreso Internacional ¨La Escuela Austríaca de Economía en el Siglo XXI¨


.: AtlasTV






Ver mas Videos
.: Suscribite!
Dejanos tu email y recibí novedades y todo lo que te podemos ofrecer!
Nombre:
E-mail: